UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR. Luis Sepúlveda. RESUMEN DE LA OBRA.

LUIS SEPÚLVEDA: UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR.

RESUMEN DE LA OBRA:

CAPÍTULO I:

La novela se inicia con un cuadro que nos sitúa en una aldea perdida en el Amazonas, El Idilio. Un dentista hace su trabajo subido a una diminuta tarima sobre la que ha colocado un sillón de barbero. Trabaja en vivo, sin más anestesia que el aguardiente; mientras, despotrica del Gobierno e insulta a los clientes para que dejen de quejarse. Es un dentista itinerante que llega en El Sucre, el barco que de tiempo en tiempo acerca la civilización a la aldea, en realidad una caja flotante cuya llegada siempre constituye un acontecimiento.

Entre los espectadores de la escena encontramos por primera vez en la novela a los mal llamados “jíbaros”, nombre con que los españoles bautizaron a los shuar y que se mantiene para designar a aquellos que, degradados y envilecidos por las costumbres de los blancos, han sido rechazados por su propio pueblo: “Había una enorme diferencia entre un shuar altivo y orgulloso, conocedor de las secretas regiones amazónicas, y un jíbaro […]” (pág. 17).

Acabado su trabajo, el dentista, Rubicundo Loachamín, se ve obligado a esperar hasta la salida del barco: unos indígenas llegan con el cadáver de un hombre blanco. Para hacer tiempo se sienta junto a un viejo, Antonio José Bolívar Proaño. Su trato es de confianza, el viejo le lleva la cuenta del número de extracciones que realiza, 27 en total. El hecho nos traslada en la memoria de los personajes hasta el día que extrajo todos los dientes a un buscador de oro borracho por una apuesta. El relato regresa al presente con un “Sí, aquellos eran buenos tiempos”. El capítulo se cierra con las dos canoas llevando el cadáver.

CAPÍTULO II:

El alcalde, apodado la Babosa por los lugareños a causa de su intensa sudoración, es presentado en el relato. Se trata de la autoridad en la aldea. Su descripción pasa del plano físico al carácter: maltrata a la indígena con la que convive y tiene las manías de cobrar impuestos y de izar la bandera –hasta que quedó destrozada-.

Interroga a los indígenas en el muelle y concluye rápidamente que ellos mismos lo asesinaron para robarle. Cuando se dispone a arrestarlos, tras golpear con la culata del revólver a uno de ellos, toma la palabra el viejo. Con tranquilidad, hace reflexionar al alcalde sobre la herida, de cuatro cortes, y sobre el fuerte olor a orín. Concluye que ha sido una tigrilla. En efecto, en la mochila del difunto aparecen las pieles de las crías junto a las pertenencias del muerto. Esto descarta el robo y confirma la tesis del viejo. El viejo relata ahora la historia como si la estuviera viendo desde la perspectiva de la tigrilla: sale a cazar y cuando regresa encuentra a su macho y a los cachorros muertos. El problema de su venganza es que una vez que ha cazado al hombre, todos los hombres pasan a ser sus enemigos, asesinos de su camada”. En realidad, el infractor ha sido el gringo “cazando fuera de temporada y en espacios prohibidos”.

Los shuar huyen rápidamente, el viejo los comprende: tienen que avisar a la tribu del peligro del animal asesino. El alcalde los deja ir y se marcha.

El muerto supone un inconveniente para El Sucre porque no pueden vaciar el cadáver de un blanco, hay que prepararlo y eso retrasará la partida cuando ya amenazan las lluvias amazónicas. Después del episodio, el dentista entrega al viejo dos libros que le ha traído. Este se emociona al recibirlos, son libros de amor.

El narrador nos lleva ahora hasta el momento en que el viejo pidió al dentista que le trajera novelas, en cómo el dentista consiguió el encargo gracias a Josefina, una prostituta negra a la que frecuentaba en un burdel, aficionada a estas lecturas.

El viejo queda pensativo y manifiesta al dentista su preocupación por el asunto de la tigrilla. Teme que lo comprometan en la caza del animal, a pesar de sus casi setenta años.

El capítulo finaliza con la partida de El Sucre y el viejo regresando a su cabaña con sus libros (pág. 37).

CAPÍTULO III:

“Sabía leer pero no escribir y leía paladeando, luego repetía la palabra, la frase, hasta que se apropiaba de los sentimientos”. Para leer necesitaba una lupa, “la segunda de sus pertenencias más preciadas”. Vivía en una cabaña sin apenas muebles: una mesa alta para poder comer y leer de pie para evitar molestias en la espalda; un solo jabón con el asearse, y fregar lo que hubiera que fregar; una fotografía… en ella aparecen dos jóvenes. El viejo estuvo casado con Dolores Encarnación del Santísimo Sacramento Estupiñán Otavalo. De la fotografía, el narrador nos lleva hacia atrás, hacia el relato de su boda. Los casaron cuando tenían 15 años, una boda concertada para que cuidaran de su suegro. Vivían en San Luis. Cuando éste falleció, los gastos del entierro se llevan los animales y el trozo de tierra que heredan no basta. Sobreviven trabajando cuanto pueden. Pero ella no se queda embarazada y poco a poco las habladurías son peores. La presión social llega al extremo de proponerle  el que consienta en que la mujer, borracha, aprovechando la verbena, sea tomada por otros hombres para así descartar que el responsable sea el propio marido. Deciden huir de allí aprovechando que se ha publicado un plan de colonización para la Amazonia.

Tardaron dos semanas en llegar a El Dorado y una más en alcanzar El Idilio. Pasaron por pueblos con costumbres extrañas, como Zamora o Loja donde los hombres vestían todos de negro como señal de duelo por Atahualpa.  Al llegar, les entregaron dos hectáreas de terreno, un par de machetes, palas y semillas “devoradas por gorgojo”. Además les prometieron  ayuda “técnica”, una ayuda que jamás llegó.

A partir de ese momento, comienza una lucha que no podían ganar: no sabían cazar ni pescar, las lluvias, las crecidas del río, el hambre… pronto, los colonos empezaron a morir por comer frutas desconocidas, por las fiebres, por las fieras… Hasta que los shuar se compadecen de ellos y deciden ayudarles. Los shuar les enseñan a convivir con la selva, también les advierten que todo su esfuerzo es en vano. Y tienen razón, la lluvia se encarga de arrastrar la tierra y borrar todo rastro del trabajo de los hombres por ganar un espacio a la selva donde plantar las semillas.

La mujer muere de fiebres al segundo año. Se queda solo. Comienza a convivir con los shuar, a hablar y a cazar con ellos. Poco a poco se va transformando, el odio a esa tierra inhóspita que le arrebató a Dolores Encarnación va cediendo: “Nunca pensó en la palabra libertad y la disfrutaba a su antojo. Ahora comía cuando tenía hambre” (45). Y si se encontraba solo buscaba la compañía de los shuar que lo recibían con alegría y conversaban con curiosidad tratando de comprender a los blancos y sus extrañas costumbres: su mal olor, el no bañarse, los ponchos, su negativa a comer monos y, sobre todo, su empeño en trabajar en lugar de cazar, “¡qué tontos!”.

Llevaba ya cinco años viviendo así cuando es mordido por una serpiente equis. Consigue cortarle la cabeza y llegar hasta un poblado shuar donde un hechicero le salva la vida. Su salvación es considerada por la tribu como una señal sobrenatural y motivo de alegría: ha sido una prueba de los dioses menores, los dioses traviesos. En la fiesta iniciática que le organizan prueba por vez primera el “natema”, droga alucinógena con la que se ve transformado en parte de la selva: “Fue una señal indescifrable que le ordenó quedarse, y así lo hizo”.

Conoce al que será su mejor amigo, Nushiño, un shuar que llega a la tribu herido de bala. Allí, como es uno de los suyos, es acogido y curado, pues “la hermandad de sangre así lo permitía”. Desde entonces cazarán juntos. Él cazaba con frecuencia serpientes, les sacaba el veneno y lo vendía a las farmacéuticas. A veces fallaba al tratar de atraparlas por la cabeza, le mordían, pero ya estaba inmunizado. Se había transformado físicamente, “era como uno de ellos, pero no era uno de ellos”, por eso debía marcharse de vez en cuando, cada cierto tiempo.

Ya estaba completamente integrado en su cultura. A través de sus recuerdos, nos cuenta el sentido de las cabezas reducidas como homenaje al enemigo vencido; con los ojos y los labios cosidos para preservar el valor de su alma. Nos enteramos de cómo los viejos saben que ha llegado su momento, cómo les organizan la gran fiesta de despedida, cómo se drogan con chicha y anatema para ser depositados en su choza, y mientras suenan los anents –canciones-  son cubiertos de miel para ser devorados por las hormigas, y así liberar su espíritu y vagar libres al fin por la selva.

Entonces, el viejo no necesitaba novelas de amor. No podía casarse porque no era uno de ellos, pero suponia un honor para su anfitrión cederle a una de sus mujeres. El amor era una ceremonia sin posesión, sin besos, entre caricias y canciones que festejaban la belleza de los cuerpos que se unían. “Era el amor puro sin más fin que el amor mismo, sin posesión, sin celos”.

La “civilización” sigue avanzando y fuerza a los animales y a los shuart a abandonar sus enclaves cada vez con mayor frecuencia, de año en año, en lugar de los tres años que solían permanecer en sus campamentos. Avanzan las carreteras, hay más colonos; prolifera el consumo de alcohol sin ritual –degeneración- y, sobre todo, la peste de los buscadores de oro.

Un día falló un tiro con su cervatana y descubre que se está haciendo viejo. Decide que debe regresar porque “aunque es como ellos, no es uno de ellos” y se siente incapaz de dejarse morir como un shuar llegado el momento. Desgraciadamente, un hecho acelera su retorno. Unos aventureros que trataban de abrir una represa del río con dinamita, asustados, disparan a Nushiño y lo hieren de muerte. Nushiño le pide al viejo que acabe con su asesino para que su alma no vague errante por la selva. El viejo va tras el asesino y lo mata, pero de un disparo con la propia escopeta que le arrebata. Él no lo sabía, pero al matarlo así, no ha muerto en paz, no se puede atrapar el valor en su cabeza, se ha ido y ha condenado a Nushiño a vagar errante por la selva “…como un triste pájaro ciego, a choques con los árboles”. Los shuar, entre lamentos, lo destierran, nunca más sería recibido como uno de ellos. Empujaron la canoa y enseguida borraron sus huellas de la orilla.

CAPÍTULO IV:

El Idilio ha cambiado durante sus años de ausencia, ahora hay 20 casas y un muelle. Al principio, los habitantes le rehúyen como a un salvaje, pero pronto comprenden el valor de tenerlo cerca. Empezamos a analizar la conducta de los habitantes desde la nueva perspectiva del viejo: “…los colonos destrozaban la selva construyendo la obra maestra del hombre civilizado: el desierto”.

Es entonces cuando descubre el aburrimiento, que sabe leer y que tiene los dientes podridos. Para tener derecho a voto había que saber leer, cuando lo llaman para votar descubre que, despacio, es capaz de deletrear. Vota a su Excelencia a cambio de una botella de Frontera. Pero no había qué leer.

Un día llegó un clérigo para “bautizar niños y terminar con los concubinatos”. Aburrido y dormido en el muelle, el viejo le arrebata el libro que leía, una biografía de San Francisco. Traban conversación y el cura le cuenta que ha leído muchos libros y el viejo siente la envidia por primera vez. Por el cura descubre que existían novelas de amor y decide ir a buscarlas.

Para conseguir libros, tiene que ir a El Dorado, pero no tiene dinero; y sale a la selva a cazar unos monos y unos loros para pagarse el viaje. Lo consigue con unos cocos huecos llenos de guijarros y una pasta fabricada con zumo y raíces de yahiasca. El patrón de El Sucre acepta llevarlo y traerlo a cambio de una pareja de loros. En ese viaje coincide con el dentista que se ofrece a proveerlo de novelas en lo sucesivo.

El Dorado –unas cien viviendas- supone la vuelta a la civilización después de 40 años en la selva. Había un cuartel de Policía, oficinas del Gobierno y una escuela pública. La maestra lo acoge en la escuela a cambio de que se ocupe de las tareas domésticas y la confección de un herbolario. El viejo se emociona al ver la Biblioteca y comienza su investigación. Pronto descarta la Geometría por incomprensible, los principios resultaban galimatías indescifrables. Los textos de Historia le parecen una gran mentira. Los de amor lacrimógeno, Eduardo D’Amicis y Corazón, le resultaron inverosímiles porque tanto sufrimiento es imposible. Así llega hasta El rosario de Florece Barclay, donde encuentra la mezcla perfecta de dolor y dicha. Queda fascinado. Ayudado por su lupa recién comprada se sumerge en la lectura. La maestra le permite llevarse el libro. La lectura, a partir de entonces, le sirve como terapia contra la soledad, “dejando los pozos de la memoria abiertos para llenarlos con las dichas y las tormentas de amores más prolongados en el tiempo.”.

CAPÍTULO V:

El viejo trata de imaginar las ciudades que aparecen en las novelas –París, Londres, Ginebra…-, pero carece de referentes. La única ciudad que conocía, Ibarra, no tenía un nombre digno para ser escenario de amores inmensos. En cambio, le encantaba imaginar la nieve y no entendía que la gente la pisara sin preocuparse de que la ensuciaban.

-Regreso a la línea temporal- La estación de lluvias paralizaba el tiempo. El viejo solo abandonaba su cabaña para comer y orinar. Bastaba bajar hasta el río y coger algunos camarones. En ello estaba cuando llegó una canoa con el cadáver de un buscador de oro a bordo. Tenía la garganta destrozada. Se trataba de Napoleón Salinas a quien reconocen inmediatamente por sus empastes de oro en los dientes.

El alcalde ya no se atreve a expresar su opinión y el viejo sentencia que ha sido la misma tigrilla. El problema es que esto significa que la tigrilla está en esa orilla del río y que no está lejos, porque el cadáver no está aún rígido ni huele. Pero el alcalde desprecia esta observación y afirma que está lejos.

CAPÍTULO VI:

Es difícil comprender palabras y sensaciones cuando nos falta la experiencia. Eso le pasa al viejo al leer sobre los canales de Venecia, las góndolas, o aquello de “besar ardorosamente”. El no creía haber besado así a su mujer, aunque quizás lo hizo sin saberlo. Las mujeres shuar no besaban. Una vez hubo una shuar  que, degradada por el alcohol, vendía favores sexuales por una botella, pero que reaccionó como una bestia cuando un buscador de oro trató de besarla.

Por la tarde aparece una acémila gravemente herida con desgarros en los costados. Se trata de la burra de Alkasetser Miranda, un colono que reconvirtió su cabaña en almacén para venta de provisiones a 7 kms. de la aldea. El animal es sacrificado y repartido entre los presentes. El viejo acepta un trozo de hígado sabiendo que le va a costar formar parte de la partida de caza que va a organizarse para la tigrilla. “Muchas veces escuchó decir que con los años llega la sabiduría, y él esperó, confiando en que tal sabiduría le entregara lo que más deseaba: ser capaz de guiar el rumbo de sus recuerdos.”

-Nuevo salto atrás- Años atrás llegaron unos gringos a la aldea en una planeadora. Iban a fotografiar a los jíbaros. El alcalde los llevó hasta la choza del viejo pero llegaron como pisando terreno propio. Uno de ellos se atrevió a descolgar el retrato de boda y trató de comprárselo arrojando unos billetes sobre la mesa. Él descolgó la escopeta, lo encañonó y los echó de la cabaña. Se ganó con ello la enemistad del alcalde y su amenaza de derribar la choza por estar construida en suelo del gobierno. De todas formas, organizaron la excursión y una semana más tarde regresaron solo tres. Contaron cómo el jíbaro que llevaban de guía los abandonó y los monos los atacaron. Mataron a uno de ellos al que tuvieron que dejar abandonado. El viejo explica cómo en tierra de monos no se puede entrar con nada que brille. Los gringos entre cámaras, anillos, pendientes… eran una feria. La curiosidad de los monos los lleva a coger esos objetos y si tratas de evitarlo sus gritos atraen a los demás monos que caen sobre ti en masa. El alcalde culpa al viejo de la muerte del gringo por no haber aceptado la misión, pero el viejo le responde que tampoco a él le hubieran hecho caso. Sin embargo, acepta el encargo de recuperar el cadáver. Cuando llega hasta él, tan solo quedan los huesos. Admira el trabajo de las hormigas “como diminutas leñadoras de árboles cobrizos –el pelo- para fortalecer con ellos el cono de entrada del hormiguero. Ayudó a las hormigas rapando la calavera”. Solo un objeto brillante había quedado en el cuerpo: la hebilla del cinturón que no pudieron sacar. Entregó los restos al alcalde.

CAPÍTULO VII:

Se preparan para la expedición. El viejo prefiere no comer, se caza mejor con el estómago vacío. Sigue lloviendo constantemente. El alcalde es un inútil, no sabe lo que hace ni conoce la selva. Se enfunda su impermeable y sus botas de agua. Sudaría como un cerdo y no podría caminar. A pesar de las advertencias, insiste y el resultado es que dificulta y ralentiza continuamente la marcha del grupo, da órdenes sin sentido que los hombres no obedecen –cartuchos en las escopetas, pólvora mojada-. Pierde una bota en un lodazal y el viejo le salva la vida evitando que meta la mano para recuperarla, había escorpiones. Ya sin botas, la marcha se vuelve algo más rápida. Su ignorancia los pone una y otra vez en peligro. Pretende encender fuego sin darse cuenta de que así delata su posición.

-Salto atrás- El sonido que escucha durante su guardia atrae a sus recuerdos la primera vez que vio un verdadero pez de río, un “bagre guacamayo”, tiene tal tamaño que te mata jugando a base de coletazos.

-Regreso a la línea temporal- El relevo llega justo en el momento en que un ruido nuevo delata la presencia de la tigrilla. Pero el alcalde enciende la linterna y se oye un intenso batir de alas: una lluvia de excrementos los baña. El viejo le explica que en la selva se pernocta bajo los murciélagos, su huida les sirve de alarma y, a la vez, delata la posición del depredador. Al encender la linterna y espantarlos se habían quedado sin poder averiguarlo. Reanudan la marcha y el alcalde vuelve a cometer otro error: se aleja para evacuar y, asustado, descarga seis tiros sobre un animal, pero resulta ser un oso mielero “un hermoso animal de hocico alargado”. Todos saben que trae mala suerte matar un oso mielero.

Pasado el mediodía llegan al puesto de Miranda. El colono estaba junto a la entrada con la espalda abierta. Las hormigas ya estaban faenando el cadáver. Hay además otro cadáver con la garganta abierta. Este estaba con los pantalones bajados haciendo sus necesidades, junto a él el machete clavado en tierra. Así lo sorprendió la tigrilla. El viejo reconstruye la escena. Miranda estaba preparando la cena cuando el amigo fue atacado. Él, asustado, ensilló la acémila para huir rápidamente, pero la tigrilla fue más rápida.

CAPÍTULO VIII:

Entierran los cadáveres lanzándolos a una ciénaga. Organizan las guardias para pernoctar en la venta y el viejo aprovecha para leer. El hecho despierta la curiosidad de los acompañantes que le piden que lea en voz alta. La lectura suscita comentarios y las interrogantes propias de quienes desconocen las realidades que se describen. No pueden imaginar una ciudad llena de canales. El alcalde les explica que Venecia es una ciudad construida sobre una laguna. Pero ellos siguen sin entender que algo así sea posible, se ríen.

El animal vuelve a acercarse y el alcalde vuelve a disparar hacia la selva perdiendo otra oportunidad… “¡Cómo se nota que es usted un instruido, excelencia!”. El alcalde propone, entonces, a Antonio José Bolívar que continúe solo la caza mientras él regresa con los demás a El Idilio para proteger la aldea. Le pagará cinco mil sucres. Era sensato y acepta.

El viejo entiende que el animal se mueve en una suerte de venganza justa. La caza es un acto de piedad bien entendida y ese animal se lo merece. Era algo que ninguno de los demás podía ofrecer a la tigrilla. Ya a solas, regresa a su lectura, pero se pierde en divagaciones sobre si lo que está sintiendo es o no miedo. Duda si el animal habrá seguido al grupo o lo estará acechando a él. Critica a los falsos cazadores que matan todo lo que se mueve sin discriminar (“emborracharse junto a los hatos de pieles para disimular su miedo”).

Ante esta actitud violenta e indiscriminada, los animales huyen selva adentro. Ya apenas quedan anacondas. Él cazó dos. Una porque acabó con el chico de un colono que él conocía. Colocó unas nutrias como cebo y, machete en mano, cortó la cabeza a una de unos 11 o 12 metros. La segunda fue un homenaje de gratitud a un brujo shuar, la mató con un dardo envenenado, sin odio. Cuando se irguió antes de morir, pudo ver sus ojos amarillos.

Su mente divaga ahora hacia su experiencia con los triguillos. “Si el rastreo es demasiado fácil y te hace sentir confiado, quiere decir que el triguillo te está mirando la nuca”, dicen los shuar. Aquella caza fue un duelo de paciencia. Había que cazarlo porque estaba atacando el ganado. El animal trató de cazarlo a él acorralándolo, pero él se dio cuenta y ahí empezó el juego de paciencia e inteligencia. “Tres días de espera hasta que el tigrillo se sintió seguro y lanzó su ataque”.

Le gustaría tener allí a Nushiño para no sentirse solo. Se lo imagina junto a él escupiendo, tirándose pedos para que los tzanzas –monos- no escuchen la historia, aparentando desinterés. Recuerda por qué los shuar cazan tzanzas, la historia de un shuar sanguinario que fue condenado por los suyos a muerte, pero que logró salvarse adentrándose en la selva y convirtiéndose en mono. Por eso hay que matarlos a todos. Después, Nushiño se marcharía de su lado escupiendo por última vez “evitando las preguntas engendradoras de mentiras”.

Amanece y comienza los preparativos: cartuchos recubiertos de sebo, sebo en la frente, comprobar el filo del machete… Y empieza el rastreo. A través de una huella, analiza el comportamiento del animal: el movimiento del rabo delata nerviosismo y seguridad. Cesa la lluvia y urge buscar un claro antes de que la transpiración y la densa niebla le impida respirar (“De pronto, millones de agujas plateadas perforaron el techo selvático […], se frotó los ojos maldiciendo y, rodeado por cientos de efímeros arco iris, entonces lo vio”). El animal aparece en la distancia por primera vez.

La tigrilla empieza a dejarse ver, pero el viejo conoce el truco. Combate las picaduras de los mosquitos con pasta de tabaco mascado. El animal y el hombre se estudian. La tigrilla logra ganar la posición y el viejo corre desesperadamente buscando la protección del río, pero la gata se le ha anticipado, lo ataca, lo derriba por una pendiente. No quería matarlo de momento, sino llevarlo junto al macho herido y agonizante en el que ya las hormigas han comenzado su trabajo. “Lo siento, compañero. Ese gringo hijo de la gran puta nos jodió la vida a todos”. Lo mata, y al alejarse, la gata se reúne con el macho sacrificado.

El viejo logra llegar hasta el puesto abandonado de los buscadores de oro y se acuesta extenuado debajo de una canoa. Sitúa el arma y el machete a los costados. Come, fuma y logra dormir. Tiene extraños sueños: algo que cambia sin cesar de forma, unos ojos amarillos que se mueven en todas direcciones… es la propia muerte disfrazándose. El ruido de los pasos de la hembra sobre la canoa lo despierta. El animal mea la barca, lo está marcando como presa, pero sin haberlo cazado. Se arma de paciencia y espera. La tigrilla acaba por intentar entrar cavando por un lateral. Es lo que él estaba esperando: dispara a la pata, hiere al animal pero algunos perdigones se le calvan en el pie. La escucha alejarse. Recarga el arma y voltea la canoa: “Aquí estoy. Terminemos este maldito juego de una vez por todas”.

La vio correr hacia él y esperó hasta el salto final para disparar. La tigrilla cae muerta con el pecho abierto. “Era un animal soberbio, hermoso, una obra maestra de gallardía”.

ENLACE VINCULADO: Interesantísimo artículo sobre la denuncia y sentencia en Ecuador contra una empresa petrolífera estadounidense: un protagonista heroico. Merece la pena leerla: http://wp.me/pTRlh-16I

TITULOS PUBLICADOS Y A LA VENTA DE JOSÉ CARLOS ARANDA: http://josecarlosaranda.com/2013/03/31/jose-carlos-aranda-obras-publicadas/

cubierta_como se hace un comentario de texto_Af.inddmanual_ortografía_y_redacciónMaterial de forrado_El libro de la gramatica vital_26mm_251010.iportada manualCubierta_Ortografía fácil_v3_9mm_241013.inddINTELIGENCIA NATURAL IN

About these ads

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Filología Hispánica, profesor, escritor, conferenciante y colaborador de distintos programas nacionales en TV y RADIO. ACADÉMICO DE LA REAL ACADEMIA DE CÓRDOBA (España). Curioso impenitente, trabajo sobre didáctica del aula y de la vida.
Esta entrada fue publicada en LECTURAS, LITERATURA. Guarda el enlace permanente.

94 respuestas a UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR. Luis Sepúlveda. RESUMEN DE LA OBRA.

  1. rocio dijo:

    gracias me ayudaron porque no me queria ler el libro lo compre a ultima hora y no lo alcanzare a leer

    Me gusta

  2. fernando dijo:

    entonces quien muere?la tigrilla o el viejo? como se llama el viejo? la tigrilla que es un gato? no me entere muy bien!aclarenmelo porfavor es importante

    Me gusta

  3. Parot dijo:

    El resumen me parece muy bueno pero encuentro pequeños fallos incomprensibles que chocan, como el nombre del dentista: Raimundo en vez de Rubicundo o los indigenas shuart en vez de shuar y el segundo apellido del protagonista es Proaño.

    Me gusta

    • Agradezco muchísimo las indicaciones que ya han sido corregidas en el texto. Es el primero que se ha dado cuenta en más de 1500 lecturas. Hay dos lapsus y un indicador que utilizo para saber quiénes de mis alumnos se han limitado a leer el resumen. Lo siento, me gusta dejar alguna migaja suelta. Muchísimas gracias por entrar y por dejar reseñadas las incorrecciones. Sería magnífico poder pulir y ampliar el trabajo con las aportaciones de lectores a través de los comentarios. Hasta pronto.

      José Carlos Aranda.

      Me gusta

  4. ayelen dijo:

    no entendi xqe los shuar lo hechan a antonio jose bolivar , me lo explican xfis

    Me gusta

    • Lo echan (sin hache) porque contraviene una ley de la tribu: mata al asesino de Nushiño con la escopeta. Al causarle una muerte violenta, no muere en paz. Esto condena al espíritu de Nushiño por la eternidad. Debería, según sus reglas, haberlo matado con un dardo impregnado de curare. De esa forma, habría muerto tranquilo y podrían haberle cortado la cabeza y cosido los labios y los párpados para que su valor no escapara por los orificios del cráneo -una forma de honrar a los muertos y que la tribu pueda aprovechar las cualidades negativas de sus enemigos.
      Recomiendo vivamente leer el libro.
      Hasta pronto. José Carlos Aranda.

      Me gusta

  5. maria dijo:

    He leído el libro y ahora trato de reforzar ideas y demás. Me podrías explicar algunos significados más profundos del libro, necesito hacer un buen comentario crítico del significado de la obra. Muchas gracias

    Me gusta

    • Has leído el resumen. Te recomiendo que leas la entrada “Un viejo que leía novelas de amor: claves para el comentario”, en este mismo blog. Pincha en el apartado de categorías, a la derecha de la página, y selecciona “temas relacionados con selectividad”´. Ahí te aparecerá. Si tienes algún problema, vuelve al buscador y pregunta “un viejo que leía novelas de amor, jose carlos aranda”; deben salirte tanto el resumen que has leído como esta otra entrada. Aún no está completa, quedan temas, pero estoy corrigiendo y la completaré cuando tenga un poco más de tiempo. Ánimo.

      Me gusta

  6. María dijo:

    Muy buen resumen yo me leí el libro hace dos meses aproximadamente y no recordaba la historia completa paso a paso, y esto me ha servido de mucha ayuda . Muchas gracias. Por cierto el libro muy entretenido, me gustó bastante.

    Me gusta

  7. Mar dijo:

    Hola buenos días. Quería felicitarle por su resumen, muy completo. Pero, las “oracions”, por así llamarlas de los shuar, no son “aments” son “anents” o a lo mejor mi libro tiene una errata. Si me pudiera contestar se lo agradecería muchísimo

    Me gusta

  8. claarii dijo:

    es de lo peor este libro no me intereso para nada encima lo tengo qe leer obligada xq en la escuela me lo piden es un bajon ¬¬

    Me gusta

    • Bueno… te aseguro que no es de lo peor que puedas leer. Piensa que cuando no se ha viajado, no sabes qué puedes encontrarte en una ciudad desconocida. Cuando has viajado mucho ya sabes lo que puedes esperar detrás de nombres como Paris, Londres, Madrid, México o Estocolmo. Leer es algo parecido. Cuando no habéis leído no sabéis que os puede esperar detrás de un nombre como Sepúlveda o Cela o Bécquer… hay que llevaros de la mano para que, con el tiempo, desde el conocimiento y la experiencia seáis capaces de ser vosotros mismos. Ánimo. Cada libro es un nueva aventura que hay que vivir en complicidad con el autor. Cuando lo hayas leído, si quieres, vuelve y cuéntame la experiencia.

      José Carlos Aranda

      Me gusta

  9. M4IICK dijo:

    super bueno el resumen … muchas gracias ..aahhhh y dejar en claro que que la o el trigilla es un tipo de tigre o jaguar algo asi y el dentista se llama Rabicundo Loachamín y el viejo que leia las novelas se llama Antonio José Bolívar Proaño …Ademas este resumen fue mas que resumido fue explicado y dense cuenta que no en muchos resumenes salen los personajes minimos como “JOSEFINA” la mujer de consuelo sexual de el Dentista … Bueno eso y muchas gracias
    “JOSÉ CARLOS ARANEDA”

    Me gusta

  10. pitu dijo:

    Me salvaste la vida gracias por hacer este resumen sos un capo, pero aclaro que esta novela es una mierda y no merece ser leida. saludos jaja

    Me gusta

  11. jechu dijo:

    me salvaste con el resumen :$ graxi <3

    Me gusta

  12. RoElT dijo:

    me podrían explicar la descripción del espacio geográfico del capítulo 2 por favor ??????????? Gracias

    Me gusta

  13. Francisco dijo:

    Uh muchas gracias! me salvaste

    Me gusta

  14. daabeat dijo:

    lo leo y me duermo una y otra vez.. no me gusta y lo tengo que leer para ya.!

    Me gusta

  15. ANGELA dijo:

    DEMASIAO LARGO PERO GRACIAS IGUAL no leí el libro pero no quedo en mi lista de preferiados gracias por el manzo resumen (:

    Me gusta

  16. bargula dijo:

    estuvo demasiado fome el libro i tu que buskar el resumen i mas fomme aun

    Me gusta

  17. Después de haber leído 2 veces el libro, y postergarse la prueba decidí buscar un resumen y encontré el suyo. Lo felicito esta muy bien resumido y ademas me ordeno las ideas. Gracias

    Me gusta

  18. Roob Schenetler dijo:

    Muy buen resumen gracias :D

    Me gusta

  19. Camila Ulloa dijo:

    Esta super bueno el resumen se paso el libro en si es fome pero el resumen esta buenísimo JAJAJA esta para que hagas mas ;)

    Me gusta

  20. Antonio dijo:

    Sobresaliente, me he leído el libro para un examen que tengo en unos días y no recordaba muy bien el orden en el que sucedían los hechos. Esplendido trabajo, muchísimas gracias por el resumen y siga así, lo hace de maravilla ^^

    Me gusta

  21. CkamilO dijo:

    Esta de Panithaa el resumen PerO Mañaana Vamo A Ver si me SirviO cKUANDo dE LA pRUEA pO

    Me gusta

  22. jasnina danaida campos barreda dijo:

    te agradesco mucho realmente ay vere como me va en la prueva 14 de noviembre

    Me gusta

  23. ya me caiste bien de tu resumen sacare eotro resumen y aci me sacare exactamente un 6.4 en la prueba :*

    Me gusta

  24. mmm……….. uviera querido tener el libro para comentar mas pero asi es la vida grasias!!!!!!

    Me gusta

  25. Cristina dijo:

    Gracias por publicar este resumen, realmente me ha servido de ayuda puesto que me lei el libro hace bastante tiempo y necesitaba recordarlo para el examen y no lo tengo para volver a leerlo.
    Queria preguntale, si tiene ayuda para comentarios de selectividad de las lecturas de este año(Un viejo que leia novelas de amor, Girasoles ciegos, Bodas de sangre, etc)
    Muchisimas gracias por todo.

    Me gusta

    • Gracias por insertar el comentario. En respuesta a tu pregunta, sí tengo algunas entradas relacionadas con las lecturas obligadas. Si te vas a la página principal (www.josecarlosaranda.com) mira a la derecha y verás un rectángulo donde pone “categorías”, púlsalo y se te abre una ventana con las distintas categorías del blog. Selecciona ahora “TEXTOS COMENTADOS” y saldrá una relación de entradas entre las que encontrarás ejercicios de comentarios de texto tipo selectividad y otras entradas como las que te preocupan sobre cómo enfocar un comentario crítico de San Manuel Bueno, Un viejo que leía novelas de amor, Bodas de sangre o Los girasoles ciegos. Mucha suerte y hasta pronto.

      José Carlos Aranda.

      Me gusta

  26. carolina dijo:

    Graxias Por El Resumen Me Salvaste Del 2 >3

    Me gusta

  27. Valy Tapia dijo:

    muy buena la historia … me sirve mucho para la prueba de mñn.. .. leanla con calma q es muy buena y entretenidaa…. me sirvio caleta pa la pruebaa.. ta a lo bkncitoo.. :))

    Me gusta

  28. mariam dijo:

    no ta filetesuperbakanellibro me encanta y sirve demuchaayudahasta luego yeso de tontis es mentira jkajaajakajshao superlindo el libro lo lei

    Me gusta

  29. Diane dijo:

    Hola :) buen resumen.. me podrías decir la fecha de la publicación del libro? Gracias

    Me gusta

  30. Julia Felipe Sanchez dijo:

    Muchas gracias! He sacado un sobresaliente gracias a usted :)

    Me gusta

  31. Pingback: Libros de la Selectividad 2012 - eLiceo.com

  32. alexxs dijo:

    entonces el tiempo de la novela cuando transcurre es que me he leido el libro y este resumen y sigo sin sabes el tiempo enel que transcurre

    Me gusta

    • ¿Se refiere al tiempo total transcurrido en la obra desde el inicio de la historia?, ¿desde el inicio del relato? El relato empieza cuando ya el viejo está asentado en la aldea. El tiempo tanscurrido es corto, menos de un año. Los acontecimientos están marcados por la llegada del cadáver por el río, los ataques sucesivos, la organización de la partida de caza y el enfrentamiento con la tigrilla con el consiguiente desenlace. Si nos referimos al tiempo desde el inicio de la historia, a través de “saltos atrás” en el recuerdo, el tiempo abarca décadas, quizás unos cuarenta años desde que se inicia con el matrimonio siendo adolescentes, hasta el desenlace y la muerte de la tigrilla. Algunos elementos del relato son acreditativos de la degeneración física, por ejemplo la presbicia del protagonista -suele aparecer a partir de los cuarenta años- o cuando deja la selva porque falla en la caza pero no está en condiciones de abandonarse a la muerte como hacen los shuar. Esto puede situarnos la edad cronológica del protagonista al final de la obra en más de cincuenta años.
      Espero que le sirva. Hasta pronto.

      Me gusta

  33. diego dijo:

    gracias esta muy bueno exelentt xp

    Me gusta

  34. Irene dijo:

    ¿Por qué expulsan al viejo los shuar?

    Me gusta

  35. Beelu dijo:

    Porfavor tengo la prueba mañana y me toman esta pregunta, :
    Explica con la historia las siguientes expresiones :
    * ” Soy instruido, por algo soy alcalde ”
    * ” Como se nota que es instruido, si le ataca un mosquito no lo mate a tiros” ?
    * ” Hay que esconderse del miedo ”
    * “Al juez hay que decirle usía, al cura eminencia y a ust. excelencia.

    Me gusta

  36. Lucía dijo:

    Cómo muere la mujer de Antonio José Bolívar Proaño?

    Me gusta

  37. Sara dijo:

    Muchas gracias, está muy currado el resumen y las ideas principales. Francamente, cuando leí la obra no me llamó mucho el argumento, creo que lo realmente interesante son los contenidos y los valores que transmite sobre todo a través del personaje del viejo. Para explicarme bien, me llenó mucho más cómo el personaje reflexiona acerca de la crueldad humana, así como se enfrenta a sus propios temores y se plantea su dolor, que la trama de la historia en sí. Pienso que sería interesante como conclusión acerca de la obra. Una vez más, muchas gracias.

    Me gusta

  38. marianita dijo:

    wena sale mas facil qe leer el libro

    Me gusta

  39. marianita dijo:

    ojalas q me saqe un 7.0

    Me gusta

  40. moiseee dijo:

    es la obra o el libro?

    Me gusta

  41. k3 dijo:

    cho k fome es leer todo esto todo por una nota de mrd

    Me gusta

    • Creo que tiene razón, cuando lo que espera al final del camino es una mierda, no merece la pena ni intentarlo. Lo que me da lástima es que solo vea mierda donde otros muchos ven oportunidades de conocimiento y superación personal. Pero cada cual elige el cristal a través del cual mirar su propia vida. Quizás, parte de esa lección podría aprenderse leyendo este libro. Ya sé, ya sé “k fome” eso de leer…

      Me gusta

  42. rodrigo dijo:

    siper bueno el resunen gracias

    Me gusta

  43. sergio dijo:

    uno de los mejores resumen q he leido tiene lo justo y necesario muy bueno y muchas grasias nos ayudas ha muchos con esto

    Me gusta

    • Gracias por el comentario; pero, Sergio, cuida un poquito esa ortografía en Selectividad. Hasta pronto.

      José Carlos Aranda

      Me gusta

      • sergio dijo:

        disculpa pero mi ortografía no es muy buena en un computador así como creo que nadie cuide su ortografía en el pero muchas gracias por el consejo ( debido ha eso la juventud como yo empeora cada vez mas en el ámbito lingüístico ) suerte y muy buen resumen

        Me gusta

  44. MUY BUENO GRACIAS …. =D

    Me gusta

  45. Miguel dijo:

    Muchas gracias por su resumen, tengo que hacer un trabajo para el colegio y me resulta muy difícil acordarme de algunos datos demasiado precisos.

    Me gusta

  46. Sebastian dijo:

    Muchas gracias me sirvio mucho tu resumen.

    Me gusta

  47. dailan dijo:

    me gusta porque da paja leer el libro

    Me gusta

  48. dailan dijo:

    no me gusta leer

    Me gusta

  49. bastian dijo:

    el libro es muy bueno al final da pena pero hay qe esforzarce para sacarxe un 7.0 pero igual es una mierda leerlo para mi fue fatal saludos jose caros anda

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s