¿POR QUÉ SAN RAFAEL TIENE TANTA DEVOCIÓN EN CÓRDOBA (ESPAÑA)?

¿POR QUÉ SAN RAFAEL TIENE TANTA DEVOCIÓN EN CÓRDOBA?

Córdoba (España) celebra hoy, 24 de octubre, el día de su custodio, el Arcángel San Rafael, que vela por la capital desde 1278. San Rafael, medicina de Dios, ha cuidado siempre de los cordobeses, pero especialmente en momentos de pandemia, como la peste.

LA PRIMERA APARICIÓN AL PADRE SIMON DE SOUSA

La primera aparición de San Rafael en la ciudad data de 1278 cuando nuestra urbe era azotada cruelmente por la peste. En ese año, se apareció el arcángel San Rafael al padre Simón de Sousa comunicándole el deseo del Altísimo de que el obispo de la ciudad, don Pascual, ordenara poner una imagen de San Rafael encima de la torre, obligándose a celebrar fiesta en su honor y prestar veneración por la ciudad, y que con esto cesaría el contagio. El prelado ejecutó el mandato, desapareciendo el terrible mal que castigaba a la ciudad.

La siguiente aparición fue al Padre Roelas cuando realizó su juramento de protección volviendo a salvar a Córdoba de la Pandemia. Desde entonces el pueblo de Córdoba muestra su devoción al Arcángel.

SAN RARAEL EN EL PUENTE ROMANO

LA SEGUNDA APARICIÓN AL PADRE ROELAS: EL INICIO DE LA DEVOCIÓN

La peste asolaba la ciudad de Córdoba en el siglo XVI, cuando el Arcángel San Rafael se le apareció al padre Roelas en cuatro ocasiones revelándole que él salvaría a la ciudad. El sacerdote, temeroso de que todo fuera un engaño de sus sentidos y después de consultar el caso con teólogos de la Compañía de Jesús, visitó al Provisor, quien le ordenó que si se producía una quinta aparición, le preguntase quién era. Así fue, en la madrugada del 7 de mayo de 1578, se produjo esta quinta aparición en la que San Rafael le dijo al sacerdote:

“Yo te juro, por Jesucristo crucificado, que soy Rafael, ángel a quien Dios tiene puesto por guarda de esta ciudad”.

Fue un 7 de mayo de 1578. Tales manifestaciones supusieron dos hechos trascendentes para el futuro de la iglesia de Córdoba: de un lado, la identificación de los huesos hallados unos años antes en la iglesia de San Pedro, como los restos de los mártires de Córdoba. Por otro, el reconocimiento del santo arcángel celestial como custodio y eterno protector de nuestra ciudad. Al poco tiempo dejaron de morir personas en Córdoba a causa de la epidemia. Así lo recoge el libro Paseos por Córdoba de Teodomiro Ramírez de Arellano: «San Rafael, cuyo nombre significa Medicina de Dios, había salvado a Córdoba de la peste.»

SAN RAFAEL, ARCO DEL TRIUNFO

Nueve años después, el padre Andrés de Roelas falleció en Córdoba, pero tuvieron que pasar 25 años para que las revelaciones del arcángel San Rafael al sacerdote pudiesen ser leídas y conocidas a pie de calle. Corría el año 1602 y una terrible epidemia de peste asolaba nuestra ciudad. El 7 de julio, día de san Argimiro, uno de los mártires de Córdoba, sacaron en procesión, desde la iglesia de San Pedro hasta la catedral, la urna que contenía los restos de los mártires cordobeses. La rogativa acabó con el contagio, cosa que aprovechó el sacerdote Luis del Pino para presentar “las revelaciones que fueron escritas veinticinco años antes y él conservaba, desde que falleció Roelas, sin que nadie las hubiese leído”, según escribe Redel (San Rafael de Córdoba).

Fue en ese momento cuando, se estableció un oratorio en la casa en la que el Padre Roelas había vivido. La devoción al Arcángel se había disparado y con donativos de los cordobeses y la ayuda de la nobleza, en 1610 se iniciaron unas obras para levantar una iglesia dedicada a su culto, la Iglesia del Juramento de San Rafael.

San Rafael, Custodio de Córdoba

Además de la Iglesia del Juramento, Córdoba tiene diferentes imágenes, pinturas y los conocidos triunfos, monumentos en honor al Custodio de la Ciudad.

SAN RAFAEL, PLAZA DEL POTRO

Actualmente, se conservan diez triunfos completos y parte de otro. El primer grupo estaría formado por los situados a la entrada de la ciudad con el motivo de defender la capital de pestes y enfermedades. En este grupo podemos encontrar el triunfo de la Puerta del Puente, el de Puerta Nueva, el del Puente de San Rafael, el de la plaza del Santo Cristo, el de la Puerta de Plasencia en el Alpargate y el de la antigua estación de ferrocarril que anteriormente estaba situado en el Alcázar de los Reyes Cristianos. Otro grupo sería los situados en plazas frente a parroquias o conventos para fomentar la devoción entre sus fieles, como pueden ser el triunfo de la Compañía, lo que queda del de San Basilio, o el de San Hipólito que en la actualidad se encuentra en la plaza del Potro. Y el último grupo, sería los situados delante de la casas de algún noble como ofrenda de devoción, como el triunfo de la plaza de los Aguayos.

SAN RAFAEL, TORRE DE LA CATEDRAL

Visitar los triunfos es una buena ruta para pasear por Córdoba. Una ciudad mágica para perderse.

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Ciencias de la Educación y Doctor en Filosofía y Letras; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en ACTOS. Guarda el enlace permanente.