SINTAXIS DE LA ORACIÓN SIMPLE. FUNCIONES DEL PREDICADO: EL COMPLEMENTO INDIRECTO.-

A través del complemento indirecto designamos en la oración a la persona -rara vez el objeto- que resulta beneficiado o perjudicado por lo dicho en el predicado. Así, si decimos “Yo me lavo las manos”, lo lavado -objeto sobre el que recae la acción de lavar- son “las manos”, es decir, el complemento directo, en tanto que “me”  significa que la primera persona es quien resulta beneficiada de la acción de “lavar las manos”.

Morfológicamente, el complemento indirecto puede aparecer expresado en la oración mediante un pronombre personal -“le” o “les”, “me”, “te”, “se”, “nos”, “os” o “se”- o por un grupo preposicional introducido por “a” o “para” como sucede en “Lavo la cara a mi hermanito” o “Compro flores para la Virgen”.

Para identificarlo, debemos sustituir por “le”, por ejemplo:

“Lavo la cara a mi hermanito” = LE lavo la cara.

“Compro flores para la Virgen” = LE compro flores.

Para evitar confusiones en la sustitución, siempre procuraremos trabajar con el referente en femenino. Así, si estamos ante una oración del tipo “Di el recado a mis compañeros”, procuraremos primero transformar “compañeros” a femenino (“mis compañeras”) y después comprobar la validez de la conmutación. Así:

“Di el recado a mis compañeros” = “Di el recado a mis compañeras” = LES di el recado.

La razón de esta salvaguarda es que estamos contaminados por el “leísmo” de tal forma que nos puede resultar aceptable la sustitución por “le” en casos de complemento directo masculino. Por ejemplo: “Vi a tu padre” = *Le vi” (incorrecto) por “Lo vi” que sería lo correcto. Observad que si cambiamos el referente a femenino (“Vi a tu madre“) aparecerá inequívocamente el pronombre “la” indicando la función de complemento directo (“LA vi”). Si a esto unimos que también el complemento directo puede aparecer mediante un grupo preposicional introducido por “a”, la confusión está servida.

Por esta misma razón, no resulta válido preguntar “¿A quién?”, dado que es una pregunta que también puede responderse por el complemento directo cuando se refiere a persona (“Saludé a un viejo amigo” = ¿A quién saludé? = A un viejo amigo = LO saludé; “Vi a mi hija” = ¿A quién vi? = A mi hija = LA vi).

Aunque es menos frecuente, el complemento indirecto también puede significar objeto como sucede en ejemplos del tipo: “Pasa el paño al cristal“, “Quita la alarma al coche” donde “al cristal” y “al coche” funcionan como complemento indirecto de “pasa” y “quita” respectivamente (“PasaLE el paño” o “QuítaLE la alarma”).

Normalmente, el complemento indirecto aparece en oraciones donde ya existe un complemento directo, un atributo o un complemento de régimen, como sucede en:

-Entregué el manuscrito (complemento directo) al editor (complemento indirecto).

-El esfuerzo pareció inútil (atributo) a aquellos estudiantes (complemento indirecto).

-Hablamos de ti (complemento régimen) a los representantes (complemento indirecto).

Y suele aparecer situado detrás del complemento directo, atributo o complemento régimen.  Es una de las funciones clave, de tal manera que su anteposición al predicado provoca la aparición de un pronombre reflejo delante del verbo núcleo que indica la alteración del orden lógico oracional. Por ejemplo:

-Al editor “le” (pronombre reflejo) entregué el manuscrito.

-A aquellos estudiantes, el esfuerzo “les” (pronombre reflejo) pareció inútil.

-A los representantes, “les” (pronombre reflejo) hablamos de ti.

Salvo en oraciones medias -con sentido pasivo-, los pronombres “me”, “te”, “se, “nos”, “os” y “se” asumen la función de complemento directo en ausencia de otro complemento directo, atributo o complemento régimen, y lo hacen alterando su significado. Observemos la transformación: cuando decimos “Me lavo las manos”, “las manos” -complemento directo- significa lo lavado, aquello que recibe la acción, en tanto que “me” significa que es la primera persona quien se beneficia de esa acción. En cambio, cuando decimos “Me lavo”, “me” actúa de complemento directo y significa que ahora “todo yo” recibe la acción de lavar, se ha transformado en “lo lavado”. Si sustituimos el pronombre por un grupo preposicional con referente femenino, veremos el juego pronominal: “Lavo la cara a mi hija” = “LE lavo la cara”  (“a mi hija” = complemento indirecto)/ “Lavo a mi hija” = LA lavo (“a mi hija” = complemento directo).

ALGUNOS EJEMPLOS ANALIZADOS:

ORACIÓN: A aquellos estudiantes, el esfuerzo les pareció inútil.

Oración simple, bimembre, enunciativa, afirmativa, atributiva. Consta de:

SINTAGMA NOMINAL (sujeto): el esfuerzo. Consta de:

DETERMINANTE: el.

NOMBRE (núcleo): esfuerzo.

SINTAGMA VERBAL (predicado nominal): A aquellos estudiantes les pareción inútil. Consta de:

GRUPO PREPOSICIONAL (complemento indirecto): a aquellos estudiantes. Consta de:

PREPOSICIÓN: a.

SINTAGMA NOMINAL: aquellos estudiantes. Consta de:

DETERMINANTE: aquellos.

NOMBRE (núcleo): estudiantes.

SINTAGMA NOMINAL (pronombre reflejo de complemento indirecto): les.

VERBO (núcleo atributivo): pareció.

ADJETIVO (atributo): inútil.

ORACIÓN: ¿Diste el último manuscrito a David, director de Berenice?

Oración simple, bimembre, interrogativa, afirmativa, transitiva. Consta de:

SINTAGMA NOMINAL (sujeto): elíptico (2ª persona de singular).

SINTAGMA VERBAL (predicado): diste el último manuscrito a David, director de Berenice. Consta de:

VERBO (núcleo): diste.

SINTAGMA NOMINAL (complemento directo): el último manuscrito. Consta de:

DETERMINANTE: el.

ADJETIVO: último.

NOMBRE (núcleo): manuscrito.

GRUPO PREPOSICIONAL (complemento indirecto): a David, director de Berenice. Consta de:

PREPOSICIÓN: a.

SINTAGMA NOMINAL: David, director de Berenice. Consta de:

NOMBRE (núcleo): David.

SINTAGMA NOMINAL (aposición explicativa): director de Berenice. Consta de:

NOMBRE (núcleo): director.

GRUPO PREPOSICIONAL (complemento del nombre): de Berenice. Consta de:

PREPOSICIÓN: de.

SINTAGMA NOMINAL: NOMBRE (núcleo): Berenice.

ORACIÓN: Quizás compremos algún regalo para nuestros familiares.

Oración simple, bimembre, enunciativa, dubitativa, transitiva. Consta de:

SINTAGMA NOMINAL (sujeto): elíptico (1ª persona del plural).

SINTAGMA VERBAL (predicado): quizás compremos algún regalo para nuestros familiares. Consta de:

ADVERBIO (marca oracional dubitativa): quizás.

VERBO (núcleo): compremos.

SINTAGMA NOMINAL (complemento directo): algún regalo. Consta de:

DETERMINANTE: algún.

NOMBRE (núcleo): regalo.

GRUPO PREPOSICIONAL (complemento indirecto): para nuestros familiares. Consta de:

PREPOSICIÓN: para.

SINTAGMA NOMINAL: nuestros familiares. Consta de:

DETERMINANTE: nuestros.

NOMBRE (núcleo): familiares.

 

ORACIÓN: “No nos ayudó a ganar”.

Oración simple, bimembre, enunciativa, negativa, transitiva -de complemento régimen-. Consta de:

SINTAGMA NOMINAL (sujeto): Elíptico (3ª persona de singular).

SINTAGMA VERBAL (predicado): no nos ayudó a ganar. Consta de:

ADVERBIO (marca oracional de negación): no.

SINTAGMA NOMINAL: PRONOMBRE (complemento indirecto): nos.

VERBO (núcleo): ayudó.

GRUPO PREPOSICIONAL (complemento de régimen): a ganar. Consta de:

PREPOSICIÓN: a.

NOMBRE (núcleo en infinitivo): ganar.

 

ALGUNOS EJERCICIOS PRÁCTICOS:

1: Analizar las siguientes oraciones:

1.1. Su compañero le dijo las preguntas.

1.2. Dio un pastel de cumpleaños a sus amigos Enrique y Pedro.

1.3. Compró un buen abono para las plantas del jardín.

1.4. Pasó el balón al extremo derecho.

1.5. Me dio un caramelo muy fresco de sabor.

1.6. Escribió una carta muy larga para su hermana María.

1.7. Los compañeros de trabajo le regalaron una cartera nueva.

1.8. Nos envió el paquete.

1.9. El conserje tomó el recado para el profesor de Lengua.

1.10. Me robaron mi bicicleta roja.

2: Analiza las siguientes oraciones -actividades de repaso-:

2.1. El jugador de baloncesto, Pau, acabó destrozado.

2.2. Mis estudiantes dudaban del análisis de estas oraciones.

2.3. Los filósofos analizan las causas.

2.4. Las reglas de juego son muy importantes.

2.5. Las cosas más difíciles de aprender resultan más gratificantes.

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Filosofía y Letras y Doctorando en Ciencias de la Educación; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en SINTAXIS DE LA ORACIÓN SIMPLE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SINTAXIS DE LA ORACIÓN SIMPLE. FUNCIONES DEL PREDICADO: EL COMPLEMENTO INDIRECTO.-

  1. ana dijo:

    Hola José Carlos, soy Ana de nuevo:

    Podrías ponerme un ejemplo de sujeto coordinado y sujeto antepuesto.

    Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s