POESÍA EN VENA 2012

Este año volvemos a editar el evento de “Poesía en vena”, y este año lo envuelve un ambiente muy especial. Sucede que, con mucha frecuencia, admiramos aquello que no tenemos, y no fijamos nuestra mirada en la contemplación tranquila, en el disfrute, de lo cotidiano. “No hay nada más amado que lo que nunca he tenido, nada más querido que lo que perdí”, nos cantaba Serrat. Hemos disfrutado en los años anteriores con ponentes expertos y maravillosos, doña María José Porro, profesora de la Facultad de Filosofía y Letras y titular de la Cátedra Intergeneracional; don José María de la Torre, catedrático del IES Séneca; don José Javier Amorós, titular de la cátedra de oratoria, profesor en la Facultad de Derecho… Pero este año, nos acompañará uno de los que ha sido nuestro, vuestro, uno de los más entrañables maestros que yo haya conocido, y que ha sido profesor de muchos de vosotros: don Francisco Osuna Lucena. Este hombre de tiza y de constancia es mucho más que ese tozudo que se empeñaba en que memorizarais poemas, que se empecinaba en que limpiarais vuestra ortografía y vuestra mente, mucho más que su caligrafía inglesa y su paciencia impaciente. Libre ya de esa obligación que nos ata a nuestros hijos, que nos mantiene en la preocupación constante del deber, ahora que ya no está con nosotros, tendremos la oportunidad de disfrutarlo por primera vez en la expontaneidad de su ser, de su sensibilidad y de su conocimiento.

No podríamos haber encontrado un conferenciante más idóneo para remover nuestras emociones. Gracias, amigo.

 Francisco Osuna

ACTO: POESÍA EN VENA 2012

FECHA: 20 DE DICIEMBRE DE 2012

LUGAR: SUM IES EL TABLERO

HORA: 12:00

PARTICIPANTES: ALUMNOS DE 2º DE BACHILLERATO Y PROFESORADO DEL CENTRO

CONFERENCIA INAUGURAL :

“Poesía en la calle”

A CARGO DE: ILMO. SR. D. FRANCISCO OSUNA LUCENA

(Doctor en Filología Hispánica, exprofesor del IES El Tablero)

FORMA DE PARTICIPACIÓN:

Los interesados deberán introducir en el apartado de comentarios el poema elegido y una breve reflexión sobre qué ha motivado su elección de ese poema en concreto, qué ha significado en su vida, qué sugiere, qué emociones toca. Los que decidan participar e inscriban el poema recibirán la confirmación por correo electrónico. El día del evento, disfrutaremos con su lectura.

ORGANIZA: DEPARTAMENTO DE LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA. JOSÉ CARLOS ARANDA AGUILAR.

Os esperamos.

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Filosofía y Letras y Doctorando en Ciencias de la Educación; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en ACTOS. Guarda el enlace permanente.

34 respuestas a POESÍA EN VENA 2012

  1. Hola, se trata de una letrilla, la rima puede ser consonante o asonante. En nuestro caso, al repetirse los sonidos vocálicos y consonánticos a partir de la última vocal acentuada de cada verso, la rima es consonante. El otro requisito es la simetría estrófica. Quizás te despiste el que debes sumar una sílaba a los versos agudos, y la mayoría lo son. Si aplicas la regla verás los octosílabos. Un abrazo.

    Me gusta

  2. sanaa dijo:

    Gracias Señor.

    Como recomendó estoy leyendo a Góngora ¿podría ayudarme con la métrica y rima de este poema? no veo claro si es asonante o consonante.
    Aprended, flores, de mí
    Lo que va de ayer a hoy;
    Que ayer Maravilla fuí,
    Y hoy sombra mía aun no soy.
    La aurora ayer me dio cuna,
    La noche ataúd me dió
    Sin luz muriera, si no
    Me la prestara la luna.
    Pues de vosotras ninguna
    Deja de morir así:
    Aprended, flores, de mí…
    Consuelo dulce el clavel
    Es a la brevedad mía;
    Pues quien me concedió un día
    Dos apenas le dio a él.
    Efímeras del vergel,
    Yo cárdena, él carmesí:
    Aprended, flores, de mí…
    Góngora

    Me gusta

  3. Hola, Sanaa, encantado de saludarte: entiendo que la contradicción es conformarse -aceptar- con algo que te hace sufrir, ese aceptar y desear el sufrimiento es lo que iría contra la naturaleza humana. El soneto incide en el tópico del la paradoja del amor expresada en la contraposición del anhelo/deseo/placer causa al mismo tiempo de sufrimiento/pena/desvelo, tópico conocido como del “dolorido sentir” que ya encontramos en Jorge Manrique (E queda mi coraçon / bien satisfecho en seruiros / el pago de sus suspiros / halo por buen galardón; / porque vista la memoria / en que a vos os representa,
    su penar se torna gloria,/ sus servicios en victoria / su morir, vida contenta) tópico recogido del amor cortés (Petrarca) donde el amante acepta el sufrimiento del amor no consumado como sublimación del espíritu y acercamiento a Dios. En el caso de Garcilaso, la expresión del sentimiento se hace más mundano porque vivió esa realidad en su biografía en sus relaciones imposibles con doña Isabel de Freyre. En el Barroco se llevan al límite las sensaciones encontradas el propio Quevedo (“Si en el loco jamás hubo esperanza, /ni desesperación hubo en el cuerdo,/ ¿de qué accidentes hoy la vida pierdo?/ ¿Qué sentimiento mi razón alcanza?/ ¿Quién hace en mi memoria tal mudanza,/ que de aquello que busco no me acuerdo? / Velo soñando y sin dormir recuerdo:/ el mal pesa y el bien igual balanza. /Escucho sordo y reconozco ciego;/ descanso trabajando y hablo mudo;/humilde aguardo y con soberbia pido…”). Observa este soneto de Francisco de Góngora, mi paisano, en el que previene sobre el sufrimiento -veneno- del amor: “La dulce boca que a gustar convida / un humor entre perlas distilado, y a no invidiar aquel licor sagrado / que a Júpiter ministra el garzón de Ida, / amantes, no toquéis si queréis vida, /porque entre un labio y otro colorado / Amor está, de su veneno armado, / cual entre flor y flor sierpe escondida. / No os engañen las rosas, que a la Aurora / diréis que, aljofaradas y olorosas, / se le cayeron del purpúreo seno; / manzanas son de Tántalo y no rosas, / que después huyen del que incitan ahora, / y sólo del Amor queda el veneno.”.
    El magnífico Lope de Vega inmortalizó este goce sufriente amoroso en este inmortal poema:

    Desmayarse, atreverse, estar furioso,
    áspero, tierno, liberal, esquivo,
    alentado, mortal, difunto, vivo,
    leal, traidor, cobarde y animoso;

    no hallar fuera del bien centro y reposo,
    mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
    enojado, valiente, fugitivo,
    satisfecho, ofendido, receloso;

    huir el rostro al claro desengaño,
    beber veneno por licor süave,
    olvidar el provecho, amar el daño;

    creer que un cielo en un infierno cabe,
    dar la vida y el alma a un desengaño;
    esto es amor, quien lo probó lo sabe.

    Un abrazo, Sanaa y hasta pronto.

    Me gusta

  4. Sanaa dijo:

    Hola

    Primero darle las felicitaciones por su blog es maravilloso. Estudio lengua y cultura españolas y me he leído todas sus entradas. Ahora estamos estudiando el renacimiento y me gustaría comentar con usted mis ideas sobre un poema de Garcilaso de la Vega

    SONETO XXVII
    Amor, amor, un hábito vestí
    el cual de vuestro paño fue cortado;
    al vestir ancho fue, más apretado
    y estrecho cuando estuvo sobre mí.
    Después acá de lo que consentí,
    tal arrepentimiento me ha tomado,
    que pruebo alguna vez, de congojado,
    a romper esto en que yo me metí.
    Mas ¿quién podrá de este hábito librarse,
    teniendo tan contraria su natura,
    que con él ha venido a conformarse?
    Si alguna parte queda por ventura
    de mi razón, por mí no osa mostrarse;
    que en tal contradicción no está segura.

    La he leído muchas veces intentando comprender su mensaje pero no me resulta sencillo. Yo creo que nos cuenta que el amor es algo bello pero que desea librarse de el pero no puede desenamorarse porque va “contraria a la natura”. Lo que no descifro es la contradicción de la que habla.

    Saludos. Sanaa

    Me gusta

  5. Martín Ojeda Cruz dijo:

    El poema que he escogido recitar se titula ”No te rindas” , del poeta uruguayo Mario Benedetti. Es un poema que me ha inspirado muchisima motivación para esforzarme y viene acorde a nuestra situación en 2º de bachiller. Lo he escogido porque quiero transmitir a la gente esta motivadora sensación de no rendirse y seguir luchando por las cosas que queremos:

    No te rindas
    (Mario Benedetti)
    No te rindas
    No te rindas, aún estás a tiempo
    de abrazar la vida y comenzar de nuevo,
    aceptar tu sombra, liberar el lastre y retomar el vuelo.

    No te rindas, que la vida es eso,
    continuar el viaje, perseguir tus sueños,
    abrir las esclusas, destrabar el tiempo,
    correr los escombros y destapar el cielo.

    No te rindas, por favor, no cedas,
    aunque el frío queme,
    aunque el miedo muerda,
    aunque el sol se ponga y se acalle el viento,
    aún hay fuego en tu alma,
    aún hay vida en tu seno.

    Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
    porque lo has querido y porque yo te quiero,
    porque existe el vino y el amor es cierto,
    porque no hay herida que no cure el tiempo.

    Abrir las puertas, quitar los cerrojos,
    bajar el puente y cruzar el foso,
    abandonar las murallas que te protegieron,
    volver a la vida y aceptar el reto.

    Recuperar la risa, ensayar un canto,
    bajar la guardia y extender las manos
    , desplegar las alas e intentar de nuevo,
    celebrar la vida, remontar los cielos.

    No te rindas, por favor no cedas,
    aunque el frío queme,
    aunque el miedo muerda,
    aunque el sol se ponga y se calle el viento,
    aún hay fuego en tu alma,
    aún hay vida en tus sueños

    Porque cada día es un comienzo nuevo,
    porque esta es la hora y el mejor momento.
    Porque no estás solo, porque yo te quiero.

    Me gusta

  6. Clara López Navajas dijo:

    El poema que voy a leer se titula “Me gusta cuando callas” de Pablo Neruda. Lo he elegido porque es uno de mis poetas favoritos y porque en pocas líneas es capaz de captar muchos sentimientos a la vez, y además transmitirlos. En especial este poema, porque desde que lo descubrí en un viejo libro de poesía de mi madre lo he leído en muchas ocasiones, me recuerda a una buena época de mi vida.

    ME GUSTA CUANDO CALLAS

    Me gusta cuando callas, porque estás como ausente
    y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.

    Parece que los ojos se te hubieran volado
    y parece que un beso te cerrara la boca.

    Como todas las cosas están llenas de mi alma
    emerges de las cosas, llena del alma mía.

    Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
    y te pareces a la palabra melancolía.

    Me gustas cuando callas y estás como distante.
    Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.

    Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
    Déjame que me calle con el silencio tuyo.

    Déjame que te hable también con tu silencio
    claro como una lámpara, simple como un anillo.

    Eres como la noche, callada y constelada.
    Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

    Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
    Distante y dolorosa como si hubieras muerto.

    Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
    Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

    Me gusta

  7. Virginia Sierra Marín dijo:

    El poema que he elegido se titula “En la copa de un ciprés”. Pertenece a Alfonso Cabello Jiménez, poeta cordobés nacido en 1932. Este poema lo he elegido porque demuestra lo que sufrimos cuando perdemos a una persona a la que queremos. Sin embargo, esto debe servirnos para no dejarnos caer y no encerrarnos en nosotros mismos, y así, darnos cuenta de lo bella que es la vida y vivirla día a día.

    EN LA COPA DE UN CIPRES

    En la copa de un ciprés
    un pajarillo cantaba,
    y sus tristes melodías
    entristecieron mi alma.

    Era un canto desgarrado,
    con dolor, angustia y rabia.
    Deshecho por la amargura
    de haber perdido a su amada.

    Sus trinos. Ya no eran trinos.
    Ya no tenía esperanza,
    y su canto era un lamento,
    triste como una plegaria.

    Sigue solo el pajarillo,
    melancólico en la rama,
    taciturno, pensativo,
    con un nudo en la garganta.

    ¡Qué soledad tiene dentro!
    ¡Cuánto dolor le acompaña¡
    !Se está muriendo de amor
    y el pajarillo no canta¡

    Me gusta

  8. Paco Luque Ruiz dijo:

    Viendo a algunos participantes en el acto de este año escoger algún poema de Angel González he tenido la ocasión de disfrutar de un puñado de ellos en esta tarde de evaluaciones y preludio de la Navidad y me ha apetecido participar, si fuera posible, en esta 4ª Poesía en Vena. Después de no pocas dudas (me han gustado mucho muchos de los leídos), me he decidido por proponer éste, que ensalza la poesía y la necesidad que el hombre tiene de identificarse con ella, o no ser nada.

    Poética
    a la que intento a veces aplicarme

    Escribir un poema: marcar la piel del agua.
    Suavemente los signos
    se deforman, se agrandan,
    expresan lo que quieren
    la brisa, el sol, las nubes,
    se distienden, se tensan, hasta
    que el hombre que los mira
    -adormecido el viento,
    la luz alta-
    o ve su propio rostro
    o -transparencia pura, hondo
    fracaso- no ve nada.

    Me gusta

  9. Muchísimas gracias, Cristina. Nos vemos el jueves.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  10. Cristina Serrano Salces dijo:

    El poema que he elegido es de Luis Cernuda y se titula “Contigo”, aunque es muy breve lo he elegido por que me gusta como con pocas palabras expresa un sentimiento tan grande y profundo.

    ¿Mi tierra?
    Mi tierra eres tú.

    ¿Mi gente?
    Mi gente eres tú.

    El destierro y la muerte
    para mi están adonde
    no estés tú.

    ¿Y mi vida?
    Dime, mi vida,
    ¿qué es, si no eres tú?

    Me gusta

  11. Gracias por abrir horizontes. Nos coordinamos para el jueves. Hasta mañana.

    Me gusta

  12. Tardaba en aparecer don Antonio. Gracias. También es uno de mis favoritos.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  13. Rafael Calvo Mata dijo:

    el poema elegido es “Soñé que tu me llevabas” de Antonio Machado y me gusta este poema, porque siempre hay que vivir cada segundo de tu vida como si fuera el último, porque quien sabe lo que te deparara el futuro.

    SOÑÉ QUE TÚ ME LLEVABAS…

    Soñé que tú me llevabas
    por una blanca vereda,
    en medio del campo verde,
    hacia el azul de las sierras,
    hacia los montes azules,
    una mañana serena.

    Sentí tu mano en la mía,
    tu mano de compañera,
    tu voz de niña en mi oído
    como una campana nueva,
    como una campana virgen
    de un alba de primavera.

    ¡Eran tu voz y tu mano,
    en sueños, tan verdaderas!…

    Vive, esperanza, ¡quién sabe
    lo que se traga la tierra

    Me gusta

  14. Francisco Luque Sánchez dijo:

    El poema que he elegido es “Inventario de lugares propicios al amor”, del poeta español de la Generación del 50 Ángel González. He elegido este poema porque critica los prejuicios y las costumbres sociales, que en muchos casos no permiten expresar nuestros sentimientos más profundos.

    INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR
    Son pocos.
    La primavera está muy prestigiada, pero
    es mejor el verano.
    Y también esas grietas que el otoño
    forma al interceder con los domingos
    en algunas ciudades
    ya de por sí amarillas como plátanos.
    El invierno elimina muchos sitios:
    quicios de puertas orientadas al norte,
    orillas de los ríos,
    bancos públicos.
    Los contrafuertes exteriores
    de las viejas iglesias
    dejan a veces huecos
    utilizables aunque caiga nieve.
    Pero desengañémonos: las bajas
    temperaturas y los vientos húmedos
    lo dificultan todo.
    Las ordenanzas, además, proscriben
    la caricia (con exenciones
    para determinadas zonas epidérmicas
    -sin interés alguno-
    en niños, perros y otros animales)
    y el «no tocar, peligro de ignominia»
    puede leerse en miles de miradas.
    ¿A dónde huir, entonces?
    Por todas partes ojos bizcos,
    córneas torturadas,
    implacables pupilas,
    retinas reticentes,
    vigilan, desconfían, amenazan.
    Queda quizá el recurso de andar solo,
    de vaciar el alma de ternura
    y llenarla de hastío e indiferencia,
    en este tiempo hostil, propicio al odio.

    Me gusta

  15. Antonio Moya dijo:

    El poema que he elegido se llama “El buen momento” de José Hierro y lo he seleccionado porque expresa a la perfección algo con lo que estoy totalmente de acuerdo: un buen momento, aunque trate de ser borrado, o aunque pase el tiempo, nunca podrá ser sacado de nuestra mente.

    Aquel momento que flota
    nos toca de su misterio.
    Tendremos siempre el presente
    roto por aquel momento.

    Toca la vida sus palmas
    y tañe sus instrumentos.
    Acaso encienda su música
    sólo para que olvidemos.

    Pero hay cosas que no mueren
    y otras que nunca vivieron
    y las hay que llenan todo
    nuestro universo.

    Y no es posible librarse
    de su recuerdo.

    Me gusta

  16. ¡Qué valiente! Lo oímos. Hasta mañana.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  17. Gracias, Elena. Me encanta, me recuerda una vieja canción. El jueves la escuchamos. Estamos en contacto.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  18. Elena Gómez Jiménez dijo:

    El poema que he elegido se titula: “El abuelo” de Alberto Cortez.
    He escogido este poema porque pienso que sin tener todas las facilidades que hemos tenido nosotros hasta nuestros días, nuestros abuelos saben más que nadie de la vida; por esa razón, deberían ser eternos.
    El abuelo un día
    cuando era muy joven
    allá en su Galicia,
    miró el horizonte
    y pensó que otra senda
    tal vez existía.
    Y al viento del norte
    que era un viejo amigo,
    le habló de su prisa,
    le mostró sus manos
    que mansas y fuertes,
    estaban vacías,
    y el viento le dijo:
    “”Construye tu vida
    detrás de los mares,
    allende Galicia””.

    Y el abuelo un día
    en un viejo barco
    se marchó de España.
    El abuelo un día,
    como tantos otros,
    con tanta esperanza.
    La imagen querida
    de su vieja aldea
    y de sus montañas
    se llevó grabada
    muy dentro del alma,
    cuando el viejo barco
    lo alejó de España.

    El abuelo un día
    subió a la carreta
    de subir la vida.
    Empuñó el arado,
    abonó la tierra
    y el tiempo corría.
    Y luchó sereno
    por plantar el árbol
    que tanto quería.
    Y el abuelo un día
    lloró bajo el árbol
    que al fin florecía,
    lloró de alegría
    cuando vio sus manos,
    que un poco más viejas
    no estaban vacías.

    Y el abuelo entonces,
    cuando yo era niño,
    me hablaba de España,
    del viento del norte,
    de la vieja aldea
    y de sus montañas.

    Le gustaba tanto
    recordar las cosas
    que llevo grabadas
    muy dentro del alma,
    que a veces callado,
    sin decir palabra,
    me hablaba de España.

    El abuelo un día,
    cuando era muy viejo,
    allende Galicia.
    Me tomó la mano
    y yo me di cuenta
    que ya se moría.
    Y entonces me dijo,
    con muy pocas fuerzas
    y con menos prisa,
    “”prométeme, hijo,
    que a la vieja aldea
    irás algún día,
    y al viento del norte
    dirás que su amigo,
    a una nueva tierra
    le entregó la vida.

    Y el abuelo un día
    se quedó dormido
    sin volver a España.
    El abuelo un día,
    como tantos otros,
    con tanta esperanza.
    Y al tiempo al abuelo
    lo vi en las aldeas,
    lo vi en las montañas,
    en cada mañana
    y en cada leyenda,
    por todas las sendas
    que anduve de España.

    Me gusta

  19. F. Javier Andújar dijo:

    He elegido el poema “La cogida y la muerte” (A las 5 de la tarde) de Federico García Lorca, en recuerdo a una película que narra un poco su vida (Muerte en Granada) y que me hizo replantearme el hecho de que no me gustara la poesía, así mismo también despertó sentimientos en mi que aun sigo sintiendo.

    A las cinco de la tarde.
    Eran las cinco en punto de la tarde.
    Un niño trajo la blanca sábana
    a las cinco de la tarde.
    Una espuerta de cal ya prevenida
    a las cinco de la tarde.
    Lo demás era muerte y sólo muerte
    a las cinco de la tarde.

    El viento se llevó los algodones
    a las cinco de la tarde.
    Y el óxido sembró cristal y níquel
    a las cinco de la tarde.
    Ya luchan la paloma y el leopardo
    a las cinco de la tarde.
    Y un muslo con un asta desolada
    a las cinco de la tarde.
    Comenzaron los sones de bordón
    a las cinco de la tarde.
    Las campanas de arsénico y el humo
    a las cinco de la tarde.
    En las esquinas grupos de silencio
    a las cinco de la tarde.
    ¡Y el toro solo corazón arriba!
    a las cinco de la tarde.
    Cuando el sudor de nieve fué llegando
    a las cinco de la tarde
    cuando la plaza se cubrió de yodo
    a las cinco de la tarde,
    la muerte puso huevos en la herida
    a las cinco de la tarde.
    A las cinco de la tarde.
    A las cinco en Punto de la tarde.

    Un ataúd con ruedas es la cama
    a las cinco de la tarde.
    Huesos y flautas suenan en su oído
    a las cinco de la tarde.
    El toro ya mugía por su frente
    a las cinco de la tarde.
    El cuarto se irisaba de agonía
    a las cinco de la tarde.
    A lo lejos ya viene la gangrena
    a las cinco de la tarde.
    Trompa de lirio por las verdes ingles
    a las cinco de la tarde.
    Las heridas quemaban como soles
    a las cinco de la tarde,
    y el gentío rompía las ventanas
    a las cinco de la tarde.
    A las cinco de la tarde.
    ¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
    ¡Eran las cinco en todos los relojes!
    ¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

    Me gusta

  20. Es estupendo, y no lo conocía. Gracias. Estamos en contacto para el acto.

    José Carlos Aranda.

    Me gusta

  21. Marina Membrives dijo:

    El poema que he elegido se titula “Buenos días, mundo”, escrito por Rosana Arbelo, cantautora española. He elegido este poema porque expresa a la perfección el cómo a veces nos sentimos incapaces de realizar algo simplemente porque alguien nos lo prohibe. A través de él, nos intenta concienciar de que en realidad todos somos libres y que nadie tiene el poder para arrebatarte tu propia libertad.

    Vuelve a amanecer ¡buenos días, mundo!
    Un millón de sueños por segundo, salen a ganar todas las batallas.
    ¿Quién obliga al corazón a firmar la rendición?

    Si está dentro de ti con ganas de volar
    ¿Quién va a amarrar el viento cuando quieras despegar?
    Si está dentro de ti, forrado con tu piel

    ¿Quién va a decirte no es posible?
    ¿Quién te va a romper lo que sueñas tú?

    Desperézate, endereza el rumbo,
    abre el corazón, despierta al mundo.
    Sal a alzar la voz y a librar batallas.

    ¿Quién le pone a la verdad fecha de caducidad?
    Si está dentro de ti con ganas de volar
    ¿Quién va a amarrar el viento cuando quieras despegar?
    Si está dentro de ti, forrado con tu piel
    ¿Quién va a decirte no es posible?
    ¿Quién te va a romper lo que sientas tu?

    ¿Quién va a amarrar el viento?
    ¿Quién te va a romper por dentro?
    ¿Quién? Si el mundo está despierto,
    ¿Quién lo pone contra la pared?

    ¿Quién en nombre del amor pone en jaque al corazón?

    Si está dentro de ti con ganas de volar,
    ¿Quién va a amarrar el viento cuando quieras despegar?

    Me gusta

  22. “Semper fidelis”, gracias, Ángeles. Precioso, como siempre. Un abrazo.
    José Carlos Aranda

    Me gusta

  23. Ángeles Benítez dijo:

    Desde que, hace algún tiempo, leí algunos pensamientos de Eduardo Galeano, pensé que tenía un lugar en este acto. Veo en sus escritos, prosa o poesía, una sencillez que cala al corazón. He elegido un poema, o quizás es un texto poético, no lo tengo muy claro, que pertenece al “Libro de los Abrazos”, título sugerente, ¿verdad?. El poema se llama “Fuegos” y me gustaría que os animara a esta reflexión: “Y tú, ¿qué tipo de fuego eres? Vive tu vida con pasión y enciende a los que estén cerca de tí”.

    Fuegos de Eduardo Galeano
    Cada persona brilla con luz propia
    entre todas las demás.
    No hay dos fuegos iguales.
    Hay fuegos grandes y fuegos chicos
    y fuegos de todos colores.
    Hay gente de fuego sereno
    que ni se entera del viento,
    y gente de fuego loco
    que llena el aire de chispas.
    Algunos fuegos, fuegos bobos
    no alumbran ni queman;
    pero otros arden la vida con tantas ganas
    que no se puede mirarlos sin parpadear,
    y quien se acerca, se enciende.

    De “El libro de los abrazos”

    Me gusta

  24. Muchísimas gracias, Belén, por hacerte presente un año más y compartir con nosotros este evento. Allí nos veremos. Un abrazo.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  25. Muchas gracias, Victoria. Será un placer compartir este poema. Hasta el jueves.
    José Carlos Aranda

    Me gusta

  26. Mª Belén García Martín. dijo:

    “EL CAMINO DE LAS LÁGRIMAS”, de JORGE BUCAY.

    Soñamos que vivimos un amor eterno y un día nos despertamos frente a una realidad:
    Ya no nos aman… ¿Por qué?
    Amar también implica correr riesgo, y cuando se ama en verdad se sufre, y como nos cuesta soltar aquello que amamos…
    Dejar ir, soltar, esa es la clave y no es fácil porque duele.
    Seguir llorando aquello que no tengo me impide disfrutar esto que tengo ahora.
    Aprender a enfrentarse con el tema de la pérdida es aceptar vivir el duelo, saber que aquello que era es aquello que era y que ya no es más o por lo menos que ya no es lo mismo que era.
    De hecho nunca es lo mismo.
    Cuando yo me doy cuenta de que algo ha muerto, de que algo está terminado, ese es un buen momento para soltar. Cuando ya no sirve, cuando ya no cumple, cuando ya no es, es tiempo de soltar.
    Lo que seguro no voy hacer, si te amo de verdad, es querer retenerte. Lo que seguro no voy a hacer es tratar de engancharte, si es verdad que te amo.
    Te amo a ti…
    ¿O amo la comodidad de que estés al lado mío?
    ¿Estoy relacionado contigo, individuo o persona?,
    ¿O estoy relacionado con mi idea de que ya te encontré y no quiero salir a buscar a más nadie?
    No te atrapo, no te agarro, no te aferro, no te aprisiono.
    Y no te dejo ir porque no me importes,
    “te dejo ir porque me importas.”

    Me encanta este escritor porque siempre aporta soluciones objetivas a mi vida. Descubrirlo fue una delicia y quiero compartir con vosotros sus pensamientos. Dejaos acariciar por su pluma y descubrid ese sentimiento profundo que nace y se hace en cada momento y que se torna mayestático. Todo en él es armonía contrastada. Yo me dejo acariciar por su pluma cuando me siento mal y siempre encuentro en sus palabras soluciones para seguir avanzando por la senda de mis pensamientos. Leer a Bucay es apaciguar el alma y sentir de cerca lo que nos ofrece la vida. En prosa o en verso, te transportará a ese universo mágico del lenguaje puro, donde la palabra es la fuente inagotable del sentimiento profundo. Sus palabras lo dicen todo, todo.
    Mª Belén García Martín.

    Me gusta

  27. Victoria Moreno Hinojosa dijo:

    El poema que he escogido se titula AUNQUE TE DIGA NO, EMPÉÑATE EN SÍ, de Carmen Conde poeta y narradora española. El motivo principal por el que elegido este poema es porque despierta esa pasión que duerme dentro de todos nosotros. En los tiempos que corren, muy poca gente ama lo que hace ni hace lo que ama y este poema empuja a vivir más intensamente la vida y a disfrutar más de ella.

    Aunque te diga No, empéñate en Sí,
    y si te empujo, procura tú vencerme.
    Así que te rechace de mi vida
    azotará mi espíritu el perderte.
    ¡Intuyo que una hoguera tan perfecta
    nunca nadie podría ya encenderme…!
    Y es duro y es cruel que yo batalle
    quitándote de mí. Resueltamente
    cortándome de ti, para librarme
    de este sordo luchar en que me vences.

    Sólo pienso en ti. Repito tu presencia
    en un continuado nacer de tus palabras.
    Imágenes que son imágenes ya fijas
    de tanto recordarlas me turban y enloquecen.
    Te veo como un día que fuiste una brevísima
    criatura sorprendida por labios repentinos.
    Te veo en alta noche, temiendo que tus ojos
    mintieran por amor que era yo la que buscabas.

    Oh, cómo te contemplo, oh, cómo te persigo;
    das vueltas en el aire en rueda que no para!
    Yo sólo pienso en ti. Te odio. Te deseo.
    Libértame de verte en todo lo que miro;
    auséntame de ti, martirizante imagen,
    ¡que te ven en mis ojos anhelantes, los ciegos!

    Tus ojos son las fuentes donde beben los tigres,
    que cuando tienen sed no respetan las selvas;
    y arrancan, mientras rugen, esas flores sencillas
    que entre el romero mueven su poderoso olor.

    Tengo frío ante ti. Porque fuentes tan frías
    no se encienden sin ángel que su calor otorgue.
    Y ese ángel que a ti, a tus charcas bajara,
    no lo oigo cantar ni lo siento fluir.

    ¡Ah, tus tigres con sed! Déjalos que nos beban,
    y cuando ya mi boca reseca se deshaga,
    suéltalos sobre mí, no detengas su ataque:
    ¡para tus fieras tengo una cierva en mi cuerpo!

    Dejarte perder me duele, porque duele en la tierra
    que una raíz se seque sin romperse en el tallo
    y alumbrar en la flor, para que el aire sepa
    lo que la tierra sabe, porque tuvo raíces.

    Resignarme a que fluyas por otros cauces, me duele;
    porque yo soy un cauce del grueso de tu fuente.
    Y para correr en otros tendrás que derramarlos
    o que volcarte hondo, rompiéndolos por dentro.

    Es que soy tu medida, es que ninguna tierra
    será capaz de darte lo que yo te daría,
    si en lugar de negarme a que germines, corras,
    yo te hiciera mi agua, calentara tu grano.

    ¡Qué delirio de fuerza que se opone a tu empuje;
    qué frenética para que no quiere cedérsete!

    Me gusta

  28. Gracias, Belén, por participar. Estaremos en contacto. Un abrazo.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  29. Belén Rosa Fdez. dijo:

    Yo siempre miro al cielo,
    día y noche asomado a esta azotea.
    ¿Cuántos años? No sé.
    Yo ya no duermo nunca.
    Lo poquito de vista que me queda
    quiero gastarlo contemplando el cielo.
    El cielo es todavía muy azul,
    tan azuladamente azul que, a veces,
    me hace llorar, y entonces
    -cosas de viejo- pienso
    que mis lágrimas son también azules.

    Rafael Alberti

    He elegido este poema de Alberti, porque fue uno de los primeros que me hicieron “enamorarme” de la poesía, y aunque después haya leído muchos otros que me han gustado más, nunca habría conocido a Whitman, a Neruda o a Benedetti si no hubiese sido gracias a Alberti. Además el 16 de diciembre se cumplen 110 años de su nacimiento y sería muy desconsiderado por mi parte no elegir un poema suyo.

    Me gusta

  30. Natividad Molinero Torres dijo:

    El poema que he elegido se titula QUÉ SUERTE HE TENIDO DE NACER, de Alberto Cortez, poeta y cantautor argentino.
    En estos tiempos de crisis tan tremenda, en los que existen personas que desearían no haber nacido, quizás haga falta escuchar que la vida merece la pena ser vivida y que hay que afrontarla siempre con alegría y fuerza. Todo tiene solución menos la muerte.
    Tengo que confesar que la alegría que me ha producido el nacimiento de mi nieto, David, ha ayudado a elegir este poema y a querer compartirlo con todos vosotros.

    Qué suerte he tenido de nacer,
    para entender que el honesto y el perverso
    son dueños por igual del universo
    aunque tengan distinto parecer.

    Qué suerte he tenido de nacer,
    para callar cuando habla el que más sabe,
    aprender a escuchar, ésa es la clave,
    si se tiene intenciones de saber.

    Qué suerte he tenido de nacer,
    y lo digo sin falsos triunfalismos,
    la victoria total, la de uno mismo,
    se concreta en el ser y en el no ser.

    Qué suerte he tenido de nacer,
    para cantarle a la gente y a la rosa
    y al perro y al amor y a cualquier cosa
    que pueda el sentimiento recoger.

    Qué suerte he tenido de nacer,
    para tener acceso a la fortuna
    de ser río en lugar de ser laguna,
    de ser lluvia en lugar de ver llover.

    Qué suerte he tenido de nacer,
    para comer a conciencia la manzana,
    sin el miedo ancestral a la sotana
    ni a la venganza final de Lucifer.

    Pero sé, bien que sé…
    que algún día también me moriré.
    Si ahora vivo contento con mi suerte,
    sabe Dios qué pensaré cuando mi muerte,
    cuál será en la agonía mi balance, no lo sé,
    nunca estuve en ese trance.

    Pero sé, bien que sé…
    que en mi viaje final escucharé
    el ambiguo tañir delas campanas
    saludando mi adiós, y otra mañana
    y otra voz, como yo, con otro acento,
    cantará a los cuatro vientos…

    Qué suerte he tenido de nacer.
    Mas Letras de Alberto Cortez :

    Me gusta

  31. sergio saez dijo:

    Mi poema se llama Besos y es de un joven poeta cordobés llamado Francisco Javier Vera, del que sólo conozco el nombre y algún poema más. Cayó en mis manos de casualidad, cuando en mi grupo de teatro teniamos que dramatizar unos poemas. Es muy oportuno para Poesía en la Calle. No lo tengo en texto, de hecho debe estar guardado (espero) en algún rincón de mi cerebro, a ver si me pongo a recordar y te lo envío.

    Me gusta

  32. Julia Marín Martínez dijo:

    A MIS AMIGOS

    “A mis amigos les adeudo la ternura
    y las palabras de aliento y el abrazo;
    el compartir con todos ellos la factura
    que nos presenta la vida, paso a paso.

    A mis amigos les adeudo la paciencia
    de tolerarme las espinas más agudas;
    los arrebatos de humor, la negligencia,
    las vanidades, los temores y las dudas.

    Un barco frágil de papel,
    parece a veces la amistad
    pero jamás puede con él
    la más violenta tempestad
    porque ese barco de papel,
    tiene aferrado a su timón
    por capitán y timonel:
    un corazón.

    A mis amigos les adeudo algún enfado
    que perturbara sin querer nuestra armonía;
    sabemos todos que no puede ser pecado
    el discutir, alguna vez, por tonterías.

    A mis amigos legaré cuando me muera
    mi devoción en un acorde de guitarra
    y entre los versos olvidados de un poema,
    mi pobre alma incorregible de cigarra.

    Un barco frágil de papel,
    parece a veces la amistad
    pero jamás puede con él
    la más violenta tempestad
    porque ese barco de papel,
    tiene aferrado a su timón
    por capitán y timonel:
    un corazón.

    Amigo mío si esta copla como el viento,
    adonde quieras escucharla te reclama,
    serás plural, porque lo exige el sentimiento
    cuando se lleva a los amigos en el alma.

    Letra: Alberto Cortez

    Me gusta

  33. Gracias, Julia. El poema es precioso, será un placer oírte. Ahora inserta el texto del poema a modo de comentario. Un abrazo. Ya seguimos en contacto

    Me gusta

  34. Julia Marín Martínez dijo:

    El poema elegido es ” A mis amigos” de Alberto Cortez.
    Lo he escogido porque me parece un poema con mucho sentimiento, que expresa a la perfección el significado de la palabra amistad. Además me parece un buen poema para dedicarle a ese grupo mis compañeros día a día en el colegio, mis amigos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s