¿EXISTE EL TRASTORNO DE DEFICIT DE ATENCIÓN? Y SI NO EXISTE, ¿QUÉ ESTÁ PASANDO? Joseph Knobel Freud, psicoanalista.

images TDA

Un buen amigo, conocedor de mi línea de trabajo, me remite hoy este artículo aparecido en ABC. es Familia que niega la existencia del TDA (Trastorno por Déficit de Atención). No soy yo quién para cuestionar la existencia o no de este síndrome. Sí puedo decir que durante la preparación de mi publicación Inteligencia natural ya me encontré con la anécdota que aquí se nos da, el hecho de que el descubridor del síndrome manifestara ya próximo a su muerte que todo había sido un invento, que en realidad no existía. Entonces no me atreví a incluirlo en la obra porque no me gusta realizar tales afirmaciones sin contrastar le fuente. Ahora nos viene con firma. Insisto, desde la humildad, que no soy un neurólogo ni un médico para cuestionar el fundamento fisiológico sobre el que han creado auténticos tratados y asociaciones. De hecho, para las familias preocupadas, al final del artículo, dejo algunos enlaces con opiniones contrarias. Pero sí me parece interesante y conveniente una reflexión sobre el tema.

De lo que sí estoy convencido es de que, en algunos casos, se está precipitando el diagnóstico como se afirma en el artículo. Antes de recurrir a medicar a un niño, a psicoanalizarlo, convendría analizar previamente qué puede estar ocurriendo en su entorno para que nos preocupe su actitud ante la convivencia y el aprendizaje. En algún caso concreto, que trato en Inteligencia natural, el único problema era el aburrimiento del niño ante un esquema educativo que, con cuatro años, le exigía un nivel de concentración e inmovilismo absolutamente anormal. También habría que analizar la convivencia y el trato familiar, la exigencia escolar, la actividad al aire libre o la socialización -contacto con otros niños en relación abierta no controlada- del menor, antes de proceder a un diagnóstico que, según se afirmaba en el estudio, carece de indicadores fisiológicos y no tiene otro apoyo que la observación conductual. En este sentido, considero que es más que interesante la reflexión.

Opino que estamos creando esquemas de comportamiento excesivamente artificiales, alejados de la naturaleza, del aire libre, de la necesaria actividad física imprescindible para el desarrollo. Cada vez más los niños permanecen encerrados en las aulas o en las casas, sustituimos  los árboles y los animales, el deporte o los juegos compartidos, por una pantalla plana que solo satisface la seguridad -necesaria por otra parte- de unos padres preocupados por sus hijos. Pero el cuerpo necesita moverse y entrar en contacto con la realidad física, la mente necesita medir y medirse con otros niños, relacionarse, jugar, saltar, pelearse y caerse. Sin esa experiencia con el espacio y el mundo físico natural, el crecimiento físico se entorpece, el mental se comprime. Todo está bien, pero en su justa medida. Este artículo nos precave de algunos inconvenientes que se están produciendo en el crecimiento de los niños en urbes industrializadas. Conviene leerlo despacio y reflexionar sobre nuestra labor como familia y como educadores. Todo lo que apunta el autor en el artículo, lo expuse y lo razoné en Inteligencia natural (Toromítico, 2013), allí expuse el porqué y cómo actuar. Aquí os dejo ahora con Joseph Knobel Freud .

El sobrino nieto de Sigmund Freud asegura: “El TDA es un invento”.

Este psicoanalista infantil asegura que a los niños se les hipermedicaliza con la «pastillita de portarse bien»

Sabe que su apellido le precede, pero también es consciente de que ser familiar del padre del psicoanálisis no le hace ser mejor en su trabajo. En cualquier caso, Joseph Knobel Freud deja claro en la entrevista que él es un apasionado de su labor como orientador familiar, y que podría estar horas hablando de cómo se puede ayudar a la gente a pensar de otro modo, a cambiar dinámicas establecidas, y algo muy importante, a prevenir… «No todo es enfermedad mental», afirma. Desde luego, lo que para él no lo es, es el Trastorno por Déficit de Atención. «El TDA no existe, no es un trastorno neurológico, es un invento de esta sociedad de la inmediatez en la que vivimos, y qe nos lleva a la hipermedicalización de niños que son más movidos», asegura.

J. K. Freud nos invita a reflexionar sobre este y otros temas importantes de la paternidad en su último libro, «El reto de ser padres». En esta obra el psicoanalista de niños comparte su experiencia de más de treinta años ayudando a padres e hijos a superar sus problemas, y e invita a sus lectores a tomarse un tiempo para reflexionar sobre la paternidad. «La vida es un camino de la dependencia total a la independencia total. Y para lograrlo, es fundamental el papel que desempeñan papá y mamá», advierte.

—Uno de los temas más llamativos de su libro es que usted afirma tajante que no existe el TDA.

—El TDA no existe, no. De hecho Leon Eisenberg, la persona que describió el trastorno de déficit de atención con hiperactividad por primera vez, dijo a Der Spiegel meses antes de morir que éste era «un excelente ejemplo de un trastorno inventado» y que «la predisposición genética para el TDA está completamente sobrevalorada». Lo que es preocupante de la sociedad actual es que se considera que las cosas cuanto más rápidas sean, mejor. Es decir, si el niño se porta mal en la escuela y se mueve mucho, enseguida le dan la «pastillita de portarse bien». En lugar de actuar, inmediatamente se hipermedicaliza, tapando el síntoma. ¿Se ha intentado averiguar por qué ese niño se mueve, no está quieto, y no es capaz de prestar atención…? ¿Alguien se ha parado a averiguar si hay problemas en casa? ¿si está angustiado por algo? ¿si resulta que se mueve mucho porque intenta captar la atención de papá y mamá, o del maestro, o de los educadores en general? No, le hemos dado la pastilla y ya está. Además estamos creando en los niños una costumbre peligrosísima. Me refiero a la costumbre de que, frente a un conflicto, en lugar de tratar de pensar de donde viene, y qué solución tiene, en vez de encontrar algo en la dinámica personal y familiar de esa persona que nos ayude, se recurre a un elemento externo, una droga —el metilfenidato en el caso del TDA—, para conseguir unas determinadas conductas. Insisto, estamos enfrentándonos a una preocupante hipermedicalización de la sociedad.

—Pero el TDA cada vez está más diagnosticado.

—En mi época los niños también se movían, pero como no existía el metilfenidato, no había TDA… Si usted viera las preguntas del cuestionario —que está de moda en todo el mundo— y que utilizan los padres y maestros para detectar el supuesto trastorno se sorprendería. Hay que responder a unas preguntas que al final lo que hacen es definir la infancia en sí misma. ¿Se mueve? A menudo, con frecuencia, bastante… esto es muy subjetivo. Los padres y los maestros están preparados para muchas cosas, pero no para diagnosticar esto. Para eso estamos los psicoterapeutas.

—¿Qué recomienda usted?

—Desde luego, no hipermedicalizar para tapar o no hablar del problema. Y preguntarse ¿qué está fallando?, ¿qué está pasando con la educación actualmente que hace que los niños no presten atención? Porque la atención es un don que se presta. Pues juguemos con la palabra atención. Si tu das atención, es porque ese alguien te merece respeto. En la infancia, ese respecto viene dado por la familia. ¿Que está pasando en una sociedad en la que el papá va al colegio a amenazar al profesor de quinto porque le ha puesto un cuatro a su hijo? ¿Cómo queda de desprestigiado ese maestro a los ojos de ese niño? Con ese padre beligerante que llamó inepto al profesor… ¿le podemos pedir al niño que esté atento en clase? Los niños que van a escuelas respetadas por sus padres tienen menos problemas para prestar atención. También hay una relación directa entre eso y lo que pasa en casa con la obediencia. Si el niño ve que hay un papá y una mamá que se respetan, que se quieren, que se apoyan mutuamente, entonces el niño obedecerá y aceptará los límites.

—Y si no lo hace, ¿qué pueden hacer los padres para que el niño obedezca?

—Voy a poner un ejemplo muy claro. Llega el momento de la cena donde el niño dice «no quiero comer esto» y el papá dice «termínatelo». ¿Que no quiere? Se le retira el plato, y se le manda a la cama. Esa es una actitud excelente del padre. Pero entonces llega la mamá al cuarto del niño y le dice «toma esto, que papá está muy nervioso», y le da un yogur con galletas… «Pobrecito, así come». En ese momento, muy inconscientemente, está desautorizando a su propio marido, desacreditando la función paterna del padre del niño, y además haciendo que se niño se vuelva caprichoso con la comida y con todo. Yo siempre digo a los padres cuando me consultan: «Nunca amenaces a tu hijo con algo que no vas a cumplir y que luego te desacredite».

—Es muy importante que los dos vayan en la misma dirección, pero a veces no es fácil, ni en la familia más feliz y compenetrada del mundo.

—Por supuesto, pero si la pareja hace algo que no es correcto, podemos y debemos acudir a su rescate. Nunca desautorizarle. Es muy recomendable llegar a pactos de los cuales los niños no tienen ni por qué enterarse. El Estado Mayor conjunto tiene que tener reuniones en secreto para llegar a acuerdos que el soldado raso tiene que obedecer.

—El otro error está en querer convertirnos en amigos de nuestros hijos.

—Sí. Estamos convirtiéndonos en la sociedad de la indiferencia generacional. Estos padres que te dicen «es que a mí me gustaría ser amigo de mis hijos». Mire, no. Usted es padre (o madre) de los niños, y ellos ya tendrán amigos a lo largo de toda su vida. Esto que parece una tontería… no lo es. A los padres hay que obedecerles y esa división generacional está para algo.

—¿Qué podemos hacer cuando el niño reta a la figura del padre?

—Los niños que son queridos y respetados en su función de niños no tienen por qué retar al padre, a no ser en una época muy determinada de la vida en la que el desarrollo psicológico sano de todo niño pasa por el hecho de enfrentarse al padre para buscar su propia independencia. Pero ahí donde hay un niño dispuesto a enfrentarse al padre tiene que haber un padre dispuesto a decirle «no, por aquí no paso». Lo que nos estamos encontrando es que hay padres muy débiles, que se autorizan poco a ser padres.

—Límites, límites, límites…

—Hay que poner límites a la voracidad infantil. Y hay que empezar desde que se le da el pecho al niño. Llega un momento en el que hay que pasar a la papilla, porque es bueno en el desarrollo de todo niño la introducción de nuevas comidas que no tengan que ver con la leche materna. A mí me ha pasado en la consulta tener que tratar a un niño de cinco años totalmente inquieto que tomaba pecho de pie. Como el nervioso que se fuma un cigarrillo. ¿Quien es responsable de la inquietud de ese niño? «Es que no sé cómo destetarlo», decía la madre. Señora, diga ¡se acabó! Lo mismo pasa con el chupete. Tireló. El niño llorará tres días, en los que usted se tendrá que armar de paciencia, de aguante. Cante todo el cancionero popular español, extranjero y del más allá, cuéntele cuentos, juegue con él, pero digalé chupetes no, pecho no… Ponga límites. Poner límites es importante para el desarrollo y evolución del ser humano, para la contención del psiquismo.

—Llama mucho la atención que se realice psicoanálisis infantil. ¿Cómo se aborda una consulta cuando el paciente es un niño, y no se le puede sentar en un diván?

—Un niño enfermo psicológicamente hablando es un niño que no juega, entre otras cosas. El trabajo del psicoterapeuta es encontrar el por qué, y encontrar las pistas para deshacer los nudos que han quedado mal hechos. Es decir, la meta en psicoterapia es que el niño juegue, porque el juego es por sí solo es terapéutico. El problema lo tienen los niños que no pueden jugar por algún conflicto… El juego le permitirá elaborar positivamente cosas que vive pasivamente. Al jugar, lo puede actuar, elaborar, tramitar, digerir y metabolizar… es una forma privilegiada del mundo infantil de incorporar las cosas que se van viviendo.

—¿Cuáles son las consultas más típicas?

—Las de violencia, agresión y soledad en la escuela. Lo que hoy se conoce por bullying y que tiene su variante en el acoso escolar cibernético o ciberbullying.

—Algunos expertos en bullying señalan que esto le puede pasar a cualquier niño.

—No lo creo. Creo que hay niños que por algún motivo se colocan en una posición de especial debilidad. Los niños lo captan, y entre ellos es como si hubiera códigos de conductas que les permite saber dónde está el débil y dónde y a quién pueden pegar. Es muy común que el que pega haya visto violencia en casa.

—¿Que aconsejaría usted para fortalecer la autoestima del niño? ¿Todo se basa en la autoestima?

-Muchas cosas se basan en la estima. La estima empieza por ser querido por los papás. Y para fortalecerla una de las cosas que podemos hacer es ocuparnos más de nuestros hijos. Tienes la opción. O te ocupas de saber qué tal le fue en el colegio o te vas a ver el telediario. ¿Que más podemos hacer? Dedicar más ratos a hablar y a jugar con nuestros hijos. El mejor regalo que podemos hacerles es tiempo.

ENLACE DIRECTO AL ARTÍCULO: ABC. es FAMILIA 26 de noviembre de 2013

No obstante, como ya dijimos al principio de esta entrada, hay muchos médicos que afirman lo contrario. Si desean contrastar la opinión, aquí les dejo este otro enlace donde podrán seguir indagando sobre el tema:  EL TDA, ¿CÓMO SE MANIFIESTA Y CÓMO TRATARLO?

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Filosofía y Letras y Doctorando en Ciencias de la Educación; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en INTELIGENCIA NATURAL, OPINIÓN y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿EXISTE EL TRASTORNO DE DEFICIT DE ATENCIÓN? Y SI NO EXISTE, ¿QUÉ ESTÁ PASANDO? Joseph Knobel Freud, psicoanalista.

  1. Muchísimas gracias, Julieta, por su comentario. Es un placer tener contactos en Brasil. Ojalá y algún día pueda visitarles.

    Me gusta

  2. Pingback: ¿EXISTE EL TRASTORNO DE DEFICIT DE ATENC...

  3. julietafranchini dijo:

    Profesor Jose Carlos, es siempre un deleite leer sus artículos.
    Totalmente de acuerdo que el problema sería – “el aburrimiento del niño ante un esquema educativo que, con cuatro años, le ‘exige’ un nivel de concentración e inmovilismo absolutamente anormal”.
    Yo desde lejos aprendo de y con usted! Felicitaciones!
    Saludos desde Brasil
    JUlieta

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s