CARTA A MIS ALUMNOS. IES EL TABLERO CURSO 2010-11.

A mis alumnos del IES El Tablero, a esta promoción entrañable de la que tanto trabajo me costará separarme.

padre e hijo

“Soy un maestro, nací en el instante en que surgió una pregunta de la boca de un niño. He sido muchas personas en muchos lugares: Sócrates animando a los jóvenes de Atenas a descubrir nuevas ideas a través de las preguntas, Séneca invitando a la serenidad austera, y Saussure mirando más allá de lo inmediato para comprender los sistemas, y Machado sintiendo el amor en la añoranza y en la ausencia con acento francés, y Unamuno angustiado, y Lorca, a veces desgarrado y a veces travieso, y Sepúlveda mirando el arco iris entre la lluvia en la selva, y Buero rebelándome contra todo…, y Darío al son de un vals en jardines versallescos contemplando el reflejo de la pálida luna en el surco hendido por un cisne en el lago de azur… y Arrabal gritando contra la guerra… y Sénder, y Juan Ramón, y… ¿qué sé yo cuántos ecos vivos resuenan a través de mí por mis palabras?

Pero soy también aquellos cuyos nombres y rostros se olvidaron para siempre, y, sin embargo siguen vivos en sus lecciones, y en su carácter, y en todos y cada uno de los que bebieron de ellos en un momento de sus vidas.

He llorado de alegría en las bodas de mis antiguos alumnos, he reído con regocijo en el nacimiento de sus hijos, y he permanecido con la cabeza inclinada por el dolor y la confusión en las tumbas cavadas demasiado pronto para cuerpos demasiado jóvenes.

En el transcurso de un día me habéis pedido que sea actor, amigo, enfermero, confidente, médico, entrenador, prestamista, taxista, psicólogo, político, defensor de la fe… Pero nada os he enseñado, porque habéis aprendido vosotros por vosotros mismos, con vuestro esfuerzo, con vuestras dudas. Yo solo he sido un espejo en el que miraros para reconoceros,  y sé que se necesitará el mundo entero para decirte quién eres. Y que empezarás a adivinarlo cuando unos ojos se miren en los tuyos buscando un espejo en el que mirarse.

Soy una paradoja, lo sé. Hablo más alto cuanto más escucho. Mis más grandes regalos son aquellos que recibo de cada uno de vosotros. La riqueza material no es una de mis metas, pero soy un buscador de tesoros a tiempo completo. Busco nuevas oportunidades para que vosotros podáis usar vuestros talentos, esos talentos que se hallan ocultos tras la inseguridad en la autoderrota. Y que, a veces, solo yo adivino detrás de tanta confusión adolescente para mostrarlos a tus ojos.

Soy el más afortunado de todos quienes trabajan: a un médico se le permite traer una vida en un momento mágico. A mí se me permite que esa vida renazca día a día, clase a clase, con nuevas preguntas, ideas que traen nuevas realidades, nuevos amigos. Un arquitecto sabe que si construye con cuidado, su estructura puede permanecer por siglos. Un maestro sabe que si construye con amor y verdad, aquello que construye durará para siempre.

Soy un guerrero que batalla diariamente contra la presión de los amigos, de la negatividad, del temor, de la conformidad, de los prejuicios, de la ignorancia y de la apatía. Pero tengo grandes aliados: la inteligencia, la curiosidad, el apoyo de los padres, la individualidad, la creatividad, la fe, el amor y la risa. Todos ellos me ayudaron a levantar la bandera con su apoyo insuperable.

¿Y a quién tengo que agradecer esta maravillosa vida que tengo la suerte de experimentar? A vuestros padres que me han concedido el gran honor de confiarme su mayor contribución a la eternidad: vosotros, sus hijos.

Tengo un pasado rico en sentimientos y recuerdos. Tengo un presente apasionado de aventuras y entretenimiento. Un futuro desafiante que descubrir detrás de cada nuevo rostro que con los ojos dilatados me contempla cada año al entrar serio en clase, con la chaqueta, con la corbata, con la cartera… con la primera lección dispuesta: si eres capaz de ver más allá de las apariencias, te espera una aventura maravillosa que vivir en cada día de tu vida.

 

Soy un maestro…, vuestro maestro, y doy gracias a Dios por eso todos los días”.

 

                                                           Siempre os llevaré, a todos, en el corazón; por eso no os diré adiós, solo “hasta luego” porque me tendréis en vuestro recuerdo, pero también en un blog, o en un libro en vuestra biblioteca esperando pacientemente a que un día os apetezca abrirlo para reencontrarme entre sus páginas, o a vuestro lado, cualquier ocaso en cualquier primavera, descomponiendo los matices de un atardecer con el susurro de Manuel Machado.

José Carlos Aranda Aguilar (inspirado en John W. Shclatter).

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Ciencias de la Educación y Doctor en Filosofía y Letras; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a CARTA A MIS ALUMNOS. IES EL TABLERO CURSO 2010-11.

  1. María Zafra Cabezas dijo:

    Precioso, tengo esta carta impresa en una de las páginas de tu manual. Espero que sigas con esas ganas de comerte las clases. Dentro de muy poco seré yo ese espejo en el que 30 ojitos desafiantes buscarán respuesta. ¡Qué importante la labor del profesor y la profesora!. Un besazo.

    Me gusta

  2. Es una enorme alegría tener noticias tuyas. También que guardes esos gratos recuerdos y que sirvan para afrontar las frustraciones del día a día, que no son pocas. Cuéntame cómo te va, cómo van tus proyectos. Confío en que no pierdas nunca esa sonrisa que iluminaba la clase. Un abrazo.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  3. Soraya Diaz dijo:

    Después d tanto tiempo sigo acordándome de esto…y no hay día que no me a cuerde de ti Jose Carlos y de ese magnifico grupo PCPI. Cada vez q estoi un poco vaja de moral lo leo y siempre me ayuda.Como tu no as enseñado siempre hay q luchar por lo que queremos.Tu no eres un profesor Jose Carlos eres un Maestro. Un saludo. Soraya

    Me gusta

  4. Estimada Susana:

    Muchísimas gracias por sus amables palabras y por dedicar parte de su tiempo a insertar el comentario. Mucho ánimo para el curso que comienza, cada curso es siempre una nueva aventura. Quedo a su disposición. Un saludo.

    José Carlos Aranda

    Me gusta

  5. susana dijo:

    Buscando una información para una clase de primaria de la que soy docente , me encontré con esta carta … realmente me llegó al alma . felicitaciones sr !
    (Susana -Uruguay )

    Me gusta

  6. Un abrazo. Y gracias a todos vosotros. José Carlos Aranda.

    Me gusta

  7. Hazla extensiva, Adolfo. Sabes que va por vosotros y, especialmente, por ti que sigues estos pasos. Un fuerte abrazo. ¿Cómo te ha llegado? Cuéntame algo. Hasta pronto. José Carlos Aranda.

    Me gusta

  8. Hamer dijo:

    Magnífica carta. Yo le cambiaré el enunciado (centro y curso escolar) para incluirme, que a nosotros no nos dedicaste ninguna jejejeje. Un abrazo.

    Me gusta

  9. Cristina navea dijo:

    Me ha encantado José Carlos,se me han saltado las lágrimas es preciosa=)
    Eres un grandísimo ejemplo a seguir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s