MANUAL DE REDACCIÓN PARA PROFESIONALES E INTERNAUTAS. [Córdoba]: Berenice, 2011. El libro comentado por su autor.

José Carlos Aranda Aguilar: Manual de redacción para profesionales e internautas. Todas las soluciones para escribir adecuadamente desde un correo comercial hasta una entrada en una red social. [Córdoba]: Berenice, 2011.

9788496756892_portadaweb2

En primer lugar, quisiera desde aquí agradecer a la editorial Berenice la confianza que ha depositado en mí para el desarrollo de este proyecto. La gestación de este libro comenzó casi al mismo tiempo en que se publicó el Manual de ortografía y redacción (Córdoba, Berenice, 2010). Entonces nos ocupamos en el desarrollo de un método de autoaprendizaje y corrección centrado especialmente en ortografía y uso de signos de puntuación, el método de la recurrencia que aplicamos ha demostrado su eficacia en el aula. No obstante, hay otras incorrecciones que se producen al construir la oración y el párrafo: impropiedad e incoherencias léxicas, errores de redacción que afectan al uso anómalo del género en una palabra, concordancia gramatical, concordancia temporal o modal, uso inapropiado o incorrecto de formas pronominales, etc. Ya entonces, dedicamos un anexo completo a este tipo de errores. Pero la extensión de la obra -algo más de 500 páginas- no permitía el introducir ejercicios de ensayo y corrección en la línea de metodología didáctica que tratamos de aplicar en estas obras.

Así pues, tanto David -director de Berenice- como yo nos quedamos con esa sensación de que había que desarrollar ese apartado de forma adecuada. Si a esto añadimos cómo han afectado las nuevas tecnologías en los últimos años… el resultado es la obra que ahora le presentamos.

En efecto, había que elaborar el manual pero pensando en quienes usamos ordenadores y móviles, escribimos correos electrónicos y participamos en foros, tenemos correctores en los procesadores de texto con los que trabajamos…  las nuevas tecnologías. Y es cierto que el uso de los ordenadores, Internet, los procesadores de texto, los mensajes de texto, están transformando los hábitos de escritura no solo en el ámbito académico, sino especialmente en el profesional. Hoy Internet se ha convertido en una herramienta indispensable tanto para empresas como para profesionales libres, hasta el punto que un abogado, un médico, un arquitecto, un periodista… no pueden desarrollar sus actividades sin el apoyo de un ordenador. Por un lado, en contra de lo que pudiéramos pensar hace unos años, la cultura audiovisual no solo no está haciendo desaparecer la escritura, sino que ahora se escribe muchísimo más que antes. Los correos electrónicos y las conversaciones “on line” son el procedimiento más fiable y económico. Pero no siempre se escribe correctamente o, mejor dicho, muy pocas veces. La generalización de las tecnologías, los foros, las redes sociales y las prisas están afectando negativamente a la comunicación escrita y generando una enorme confusión sobre los buenos usos.

Confiados en los correctores ortográficos de los procesadores de textos, no somos siempre conscientes de que no todas las faltas son corregidas por los mismos, y hay algunas normas que sistemáticamente no contemplan ni podrán contemplar en el futuro por el carácter aleatorio de las mismas. Algunos errores de concordancia muy evidentes, por ejemplo, se señalan en el procesador -concordancia de nombre-adjetivo o determinante-nombre aparecen resaltadas-; pero otros no aparecen señalados porque el error corresponde al plano semántico y no al formal como sucede con la concordancia de sentido o la falsa concordancia sujeto-predicado. Otras veces, tienes que desactivar el corrector porque la máquina no entiende que el punto que cierra la abreviatura de “etc.” no es el mismo punto que el seguido, que detrás no tiene que poner mayúscula.

La rapidez de comunicación y redacción nos han traído otros problemas que dificultan la comunicación. Destacaremos de forma especial la dejadez en la organización, agravada con el copiar-pegar que queda sin una revisión adecuada que estructure el elemento añadido;  o la presentación de contenidos en los correos electrónicos de carácter formal, o la poca atención a aspectos muy relevantes como lo que escribimos en el apartado “asunto” en un correo. Esto unido a algunos aspectos menos formales pero no menos relevantes como el respeto a la privacidad de nuestros contactos, por ejemplo, o la mala praxis que se realiza en intervenciones en foros, comentarios, diálogos en red, etc. hace evidente que el uso de las nuevas tecnologías ha traído nuevos problemas que hay que abordar pensando en ellos de forma específica.

Con este doble propósito nace este libro: ocuparnos de forma más práctica de la resolución de los problemas de redacción que no pueden ser supervisados -aún- por los procesadores de texto, por un lado; y diseñarlo desde la perspectiva de un usuario que habitualmente utilice el ordenador y la red como instrumento de comunicación e información.

Para ello, hemos diseñado este Manual… donde se revisan las cuestiones específicas que deben ser tenidas en cuenta para mejorar la presentación, organización, claridad, concreción y corrección de nuestros escritos con independencia del soporte utilizado. La metodología es didáctica y práctica y se proponen continuos ejercicios que van a concienciarnos de los errores más habituales en las prácticas que vienen desarrollándose. El resultado es un libro de revisión muy completo para cualquier profesional que utilice a diario el ordenador.

Dado el contenido de la obra y el público al que va dirigida, hemos querido y utilizado una metodología interactiva. Una vez publicada la obra, la corrección de los ejercicios estará expuesta en el blog bajo el epígrafe “Manual de redacción para profesionales e internautas: ejercicio página … “. De esta forma tan sencilla, el usuario del libro podrá comprobar el resultado de cada ejercicio y, además, plantear sugerencias, ejemplos o ejercicios alternativos a través del apartado de “comentarios” que aparece al final de cada entrada. Esta comunicación con la obra y conmigo mismo, estoy convencido, enriquecerá enormemente la experiencia y documentación. Y ojalá que podamos aprovecharla entre todos en próximas ediciones.

Por mi parte, trataré de responder los comentarios. Aunque a priori pueda parecer una locura, la experiencia en sí misma valdrá la pena. Gracias a mis lectores por la confianza hasta ahora depositada en mis anteriores obras, confío en que éste sea de igual utilidad práctica.

José Carlos Aranda Aguilar.

ENLACES RELACIONADOS:

RADIO:
ENTREVISTA EN LA COPE
CANAL EXTREMADURA

RESEÑAS Y ENTREVISTAS:
RESEÑA DE JAVIER PEREZ CARO EN IVOX.COM
BIBLIOTECA ETSIP
SEVILLA POST
EL DÍA DE CÓRDOBA
ASOCIACIÓN DE COMUNICACIÓN
ENTREVISTA EN ABC CÓRDOBA

OTROS ENLACES INTERESANTES SOBRE EL LIBRO:
ACTO DE PRESENTACIÓN EN CÓRDOBA

Un manual pensado para quienes usamos Internet y procesadores de texto. Para personas, profesionales y empresarios conscientes de la necesidad e importancia de ofrecer una imagen correcta en las comunicaciones. Útil y práctico, incorpora más de setenta ejercicios de mejora con corrector “on line”.

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Filosofía y Letras y Doctorando en Ciencias de la Educación; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en LIBROS PUBLICADOS, MANUAL DE REDACCIÓN PARA PROFESIONALES E INTERNAUTAS. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a MANUAL DE REDACCIÓN PARA PROFESIONALES E INTERNAUTAS. [Córdoba]: Berenice, 2011. El libro comentado por su autor.

  1. Mari Carmen dijo:

    ¡Muchas gracias! Y enhorabuena por el blog, es de lo mejor que he encontrado.

    Me gusta

  2. Es una consulta interesante. No creo que pueda encajar en los complementos circunstanciales tradicionales. Leonardo Gómez Torrego (Gramática didáctica del español, SM, 1997) habla de “complementos circunstanciales de la enunciación” refiriéndose a “algunos adverbios y construcciones adverbiales que son complementos circunstanciales, a veces no del verbo de la oración expresa, sino de otro verbo o predicado oculto”. El ejemplo que utiliza es “Sinceramente, creo que estás equivocado” > “Te lo digo sinceramente”. En este sentido, nuestro ejemplo encajaría en “Mi hijo cree/opina que las cosas no eran así”. Por su parte, la RAE nos habla del concepto de “focalizador” (Nueva gramática de la lengua española, Espasa libros, 2009) en ejemplos del tipo “A eso me refería yo cuando…” (vol. II, pág. 2225). El concepto de “foco” queda algo difuso y, para mi gusto, poco estructurado, pero se desarrolla en el epígrafe 40.4 (pág. 2985): “Los focos son segmentos que se resaltan o se ponen de relieve en el interior de un mensaje. El papel del foco consiste, fundamentalmente, en especificar el valor de una variable (en este caso “para mi hijo”, no necesariamente para los demás)… admite un mayor número de interpretaciones semánticas”, que sería nuestro caso.
    En el epígrafe 40.4i (pág. 2987) se habla en concreto de “anteposición focal, también de “foco” y “focalizador”: “…el proceso de adelantar un segmento focal al principio de su oración, o de otra que toma a esta como subordinada”. Algunos ejemplos utilizados con grupos preposicionales son “Hasta él había llegado la historia…”, “En eso mismo me hubiera podido empeñar”.
    Pero la denominación que más me agrada es la que utiliza la RAE en su Nueva gramática… (Espasa, 2011, pág. 211). Allí nos introduce el concepto de “adjuntos periféricos” que “…se sitúan en una posición más externa que los complementos circunstanciales: los tópicos, los adjuntos del enunciado o los adjuntos de la enunciación. Aparecen separados del resto de la oración por pausas y rechaza los pronombres interrogativos -esto último no lo veo claro-.
    En conclusión, yo no lo catalogaría como un complemento circunstancial, sino como un complemento adjunto periférico. No encaja como complemento indirecto, pero tampoco como complemento circunstancial de finalidad y está claro que se refiere a la totalidad de la oración y no solo al núcleo del predicado.

    Un saludo.

    Me gusta

  3. Mari Carmen dijo:

    Hola José Carlos, estoy estudiando sintaxis para acceder a la universidad y su blog me sirve de mucha ayuda. Quería exponerle una duda. En expresiones como: “Para su hijo las cosas no eran así”, en las que expresamos una opinión, ¿qué complemento introduce para? Según la gramática no es indirecto, y desde luego no lo parece, pero tampoco creo que sea circunstancial de destinatario. Le agradecería que me respondiera a esta duda. Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s