CÓMO LOGRAR PONER LÍMITES A TU HIJO PEQUEÑO

tijeras

 En Inteligencia natural trato de la necesidad de los límites en educación. Es algo necesario e imprescindible para un correcto desarrollo. La conducta debe orientarse y en especial a partir del primer año, cuando el niño entra en lo que yo llamo “la edad del perdigón”, cuando la conquista de su autonomía y el desapego lo llevan a la exploración del mundo circundante. Estos límites o “líneas rojas” han de adecuarse al desarrollo del cerebro del niño y para esto conviene que conozcamos cómo va creciendo e incorporando emociones y experiencias porque no siempre debemos actuar y, a veces, podemos exigir a nuestro hijo comportamientos para los que aún no está preparado. De ahí el seguimiento paso a paso que realizamos en el libro por las distintas etapas. La técnica expuesta por Debora De Sá en este artículo es la adecuada: no hay que ponerse nervioso, ni gritar, porque lo único que logramos es que la mente de nuestro hijo se bloquee y pase al “modo” protección a través de llanto o la reacción. Llega un momento en que el “no” nos va a salir solo cuando lo vemos en uno de esos miles de peligros que anticipamos cuando comienzan a moverse por sí mismos. No obstante, permitidme puntualizar el “no” que sirve de titular a este artículo y que he suprimido en mi entrada.

El “no” hemos de reservarlo para casos extremos en los que tratemos de corregir conductas peligrosas para él (coger un cuchillo, introducir los dedos en un enchufe, por ejemplo), pero debemos mantenerlo en reserva y procurando seguir los consejos que aquí se exponen. Siempre que nos sea posible, sustituyamos el “no” por una oración que plantee alternativa de acción a aquello que tratamos de corregir. Por ejemplo: mejor que “No grites”, “Hablamos tranquilos” y procuramos no prestarle atención mientras que siga gritando; mejor que “No saltes en el sofá”, “En el sofá nos sentamos, saltamos en la calle”, por ejemplo. Se trata de usar un lenguaje positivo en que le ofrecemos alternativas válidas de conducta que puede seguir como opción a la que tratamos de corregir. Acompañemos, además, la alternativa por la explicación del porqué, “te puedes cortar y hacerte daño”, “los muebles se rompen, tú puedes caerte”, “usamos un tono tranquilo y alegre”, etc. En la formación neurolingüística, la motivación de las normas para se integren en su mente es muy importante, de lo contrario solo nuestra presencia evitará el riesgo.

Por último, añadir que tan necesario es coordinar esfuerzos y que todos los cuidadores sigan una misma técnica, como el corregir poco a poco para no saturar la conducta del niño. Con poco a poco no me refiero a hoy sí y mañana no, la constancia es fundamental, me refiero a una conducta detrás de otra  y, una vez lograda, vamos a fijarnos otro objetivo en común. Si lo hacemos desde el principio, es fácil y nos ahorrará muchos problemas. Ahí os dejo con el artículo prometido.

Cómo hacer que un niño pequeño entienda el No

Cómo hacer que un niño pequeño entienda el No

Entre el primer y el segundo año nuestro bebé ya está lo suficientemente grande para comprender el significado de la palabra no, pero la realidad es que los padres la pronuncian con mucha frecuencia y para el pequeño puede resultar difícil detectar cuando se trata de una orden seria y cuando no es más que una expresión casual. Por eso, en unComo.com te damos algunas claves para que consigas poner límites y sepas cómo hacer que un niño pequeño entienda el no

Instrucciones

A partir del año es necesario que los padres comiencen a impartir disciplina en el niño, es importante que entienda los límites, pues a partir de esta etapa se convertirá en un explorador de su entorno y debe tener claras las normas y reglas y saber hasta donde puede llegar
Cuando el niño se disponga a realizar algo que está prohibido, por ejemplo tomar algún objeto con el que no puede jugar, debes acercarte, ponerte a su nivel, mirarlo a los ojos y sin alterarte decirle firmemente “no”
Durante esta etapa es importante elaborar frases sencillas y acompañarlas con gestos, por ejemplo, “no, con eso no se juega”, y con un movimiento delicado retirar el objeto de su mano
Esta premisa de contacto visual, decisión pero calma, frases sencillas y gestos debe convertirse en un patrón, pero toma en cuenta que tendrás que repetirlo mucho y en diferentes situaciones pues la misión es que el pequeño entienda los limites
Es importante que todas las personas que cuidan al niño utilicen la misma técnica para decirle que no, pues si recibe instrucciones diferentes podría confundirse y demorar más tiempo en entender que significa el no referente a la disciplina
Además todos deben estar de acuerdo en cuáles son las cosas que el niño no debe hacer para que el lineamiento sea mucho más claro para el pequeño
Todos deben estar atentos a la conducta del niño para ir corrigiendo aquello que sabemos que no debe hacer. Si un día le llamamos la atención, pero al siguiente lo ignoramos, estamos deshaciendo lo que hemos logrado, por eso una vez que una norma se establece hay que mantenerla
Es necesario ser persistente, una tarea que puede resultar agotadora, pues es ocasiones los niños tienen la costumbre de hacer una y otra vez aquello que les está prohibido, por eso recuerda no perder la paciencia y entender que esto también es parte del proceso de disciplinar al pequeño
Si deseas leer más artículos parecidos a cómo hacer que un niño pequeño entienda el No, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Consejos para padres.

Consejos

  • Debes tener mucha paciencia y calma, hay pequeños que se muestran desafiantes o rebeldes, pero aunque te cueste lo mejor es no alterarte
  • No puedes convertir el acto de impartir disciplina en un campo de batalla, recuerda que el adulto eres tú así que el auto control es importante

Sigue leyendo: http://educacion.uncomo.com/articulo/como-hacer-que-un-nino-pequeno-entienda-el-no-5314.html#ixzz2breQekrO

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Ciencias de la Educación y Doctor en Filosofía y Letras; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en INTELIGENCIA NATURAL y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s