EL RETORNO DE LOS DICTADOS: LA ORTOGRAFÍA EN EL PUNTO DE MIRA.

FALTAS DE ORTOGRAFIA EN IMÁGENES

He oído que los dictados están obsoletos y son antipedagógicos, que eso de repetir las faltas de ortografía para corregirlas es aburrido y no se corresponde a los métodos de aprendizaje que hoy, en la era de la informática, digital, y de las nuevas comunicaciones, no tiene cabida. De hecho, una Inspectora de educación en Andalucía se permitió ridiculizar el hecho como algo trasnochado y prehistórico impropio de los tiempos que corren. Es una corriente que se extiende hasta tal punto que en la Prueba de Acceso a Ciclos celebrada en Andalucía en 2012, la ortografía solo tenía un valor específico de 0,5 puntos en el valor de la prueba correspondiente a Lengua Castellana -preferiría Española-.

Durante años he defendido lo contrario. Hoy me encuentro con una noticia publicada en ABC el día 11 de septiembre de 2013. Anoto la fecha porque es importante reseñar la actualidad de la noticia. El artículo está escrito por Félix Iglesias y se refiere a una  resolución publicada el día 10 en el Boletín Oficial de Castilla y León, por la que la Consejería de Educación incorpora explícitamente los dictados a la metodología de aprendizaje de la lengua escrita, además de otras instrucciones que nos devuelven, desde mi punto de vista, al sentido común en el proceso de aprendizaje.

El uso de los dictados para la mejora de la ortografía es un recurso antiguo. Es cierto. Pero no todo lo anterior a la era informática, por ser antiguo, ha de ser inútil. Al contrario, cuando un método ha demostrado su eficacia, cualquier otro que venga a sustituirlo deberá demostrar previamente que es “más eficaz” o no tiene sentido cambiar de método. No tiene ningún sentido un adiestramiento exclusivo en teclados, móviles u ordenadores cuando nuestros alumnos van a ser examinados y evaluados a través de exámenes escritos donde no solo la ortografía sino también la caligrafía van a ser puntos clave en la evaluación.

Permítanme dos observaciones: la primera es que, gracias a las tomografías cerebrales, hoy sabemos que escribir a mano activa más áreas cerebrales que escribir sobre un teclado. El trazo escrito refuerza la memoria mecánica -el cuerpo memoriza los movimientos que ejecuta hasta desarrollar la tendencia a la repetición automática-, lo que no ocurre cuando el movimiento consiste simplemente en pulsar una tecla. La asociación del trazo con la visualización de la grafía escrita a ritmo de aprendizaje se realiza a una velocidad que mejora la memoria visual. Las repeticiones actúan transformando los trazos en reflejos mecánicos de manera que la única forma de erradicar un error es acostumbrar a la mente, la vista, y la mano a la ejecución del trazo correcto. Luego no siempre se ha hecho mal y es muy probable que el sistema, testeado a través de los siglos, no haya encontrado aún un modelo de relevo que mejore los resultados.

Si además queremos lograr la excelencia tendremos en cuenta dos elementos de refuerzo de aprendizaje: en primer lugar, el aprendizaje léxico, es decir, no solo corregir la ortografía, sino ofrecer junto a ella el significado de las palabras que se escriben. De esta forma logramos aumentar el caudal léxico de nuestros alumnos y con ello su capacidad de expresión y comprensión lectora. En segundo lugar, la contextualización, es decir, ofrecer las palabras en una oración donde el significado pueda apreciarse.

Hay una primera fase de aprendizaje donde enseñamos el uso de las grafías con sus reglas correspondientes, durante los primeros cursos de Primaria el niño aprende cuando “rr” se escribe con una sola “r” o con dos, cuando debemos escribir “g” o “gu” según suene la grafía y vaya o no seguida de “e” o “i”, etc.; esta primera fase de aprendizaje está muy bien desarrollada en la mayoría de los libros de texto. Pero nos quedamos en esta fase, y curso tras curso vuelven a aparecer una y otra vez las mismas reglas con ejercicios dispersos al final de cada unidad. La experiencia nos dice que no obtenemos resultados, luego el regresar a los dictados y a la corrección, como pretende Castilla-León no parece tan disparatado.

Cuando diseñé el método de autoaprendizaje en Manual de ortografía y redacción (Berenice, 2010), me enfrenté a estos problemas. El grado de madurez de nuestros alumnos no es el mismo, cada uno tiene más o menos dificultades o tiene unas dificultades específicas. Además, hay faltas de ortografía recurrentes, es decir, hay errores que se cometen con mucha más frecuencia que otros. Teniendo esto en cuenta, el desafío consiste en diseñar un método personal, que permita el trabajo individual del alumno en función de su nivel de desarrollo y posibilite el apoyo de la familia en un momento dado; un método, además, que incida de forma más insistente en aquellos errores que, por ser los más frecuentes, suponen un mayor índice de dificultad en el aprendizaje. Fue así como diseñé este método con 60 dictados breves -unas diez frases- donde los puntos de especial dificultad aparecen de forma recurrente para erradicarlos. Cada dictado lleva a continuación un autocorrector que permite al profesor en el aula, o al alumno en casa, consultar la regla correspondiente al error que haya cometido. Cada alumno se centra exclusivamente en sus propios errores, copia una vez la regla, y repite cinco veces la palabra correcta retintando en otro color la grafía correspondiente a la falta.

La compilación de reglas de ortografía me llevó también a realizar un estudio de la rentabilidad práctica de las mismas, porque no todas las reglas que enseñamos tienen el mismo espectro de aplicación. A pie de cada página, regla a regla, reseñé las palabras que cumplían esa norma. El resultado fue el primer ÍNDICE LEXICOGRÁFICO REMITIDO A REGLAS ORTOGRÁFICAS ESCRITO EN LENGUA CASTELLANA con más de 2500 palabras y que se incluye al final de la obra. Esto nos permite, como profesores, componer nuestros propios dictados buscando en el índice las reglas a las que podemos remitir a los alumnos en cada caso. Hay reglas que siempre se cumplen, como las del uso de la tilde o las mayúsculas, por ejemplo, o el escribir “m” delante de “p” o “b”, o el escribir “rr” con dos “r” cuando aparece entre vocales y con una cuando aparece a principio de palabra o detrás de consonante. Remitir al alumno al aprendizaje de estas reglas es práctico porque no solo está erradicando el error concreto sino que está aprendiendo a prevenirlo en palabras que cumplan las mismas condiciones.

La aplicación del método en cursos de Refuerzo de 2º de la ESO y PCPI ha logrado erradicar el 70 y el 80 % de los errores ortográficos a lo largo de un curso escolar dedicando a la actividad veinte minutos a la semana. Similares resultados me han ofrecido otros tantos profesores y familias que lo han aplicado desde 5º de Primaria hasta Ciclos de Preimpresión. La clave está en la constancia, no en la cantidad.

La recomendación que realiza la Consejería respecto a la redacción es también elemental. Con frecuencia repito a mis alumnos: “A montar en bicicleta aprendemos montando en bicicleta, a escribir aprendemos escribiendo, y a leer, leyendo”. En este sentido, el aspecto peor tratado es el empleo de los signos de puntuación. En el Manual de ortografía y redacción diseñé un programa de aprendizaje compuesto por 24 unidades de dificultad progresiva que, como en el caso anterior, incluye un autocorrector para que el usuario pueda autocorregir, comprender y mejorar en el empleo de la coma, el punto, el punto y coma, los paréntesis, guiones, interrogaciones, exclamaciones…

Pero, como muy bien se dice la Consejería, no todos los errores se cometen en las grafías, hay errores que afectan a la cohesión, la concordancia temporal o modal de los verbos, o el mal uso de preposiciones, conjunciones o pronombres, mal uso del género, etc. Aunque en el Manual de ortografía y redacción añadí un anexo sobre estas cuestiones, le faltaba el desarrollo de ejercicios concretos que pudieran facilitar el aprendizaje y la corrección. Eso me llevo a escribir el Manual de redacción para profesionales e internautas (Berenice, 2011) que trata mucho más de cerca los errores de ortografía y redacción que pasan desapercibidos a los correctores. Lo fundamental de esta obra es que recoge 80 ejercicios prácticos cuya corrección podemos consultar en Internet, además de plantear dudas e interactuar conmigo mismo como autor. El mundo de la información es imparable, nuestros alumnos pertenecen a la era digital, pero la celeridad de implantación y las modalidades de comunicación que se nos abren han atraído una mala praxis en la escritura que puede suponerles un serio problema en su desarrollo profesional. De ahí la necesidad de enseñarlos a utilizar adecuadamente estas vías de comunicación en su provecho -el capítulo referido al curriculum electrónico es especialmente recomendable para aquellos que buscan trabajo hoy por hoy, por ejemplo- y a discernir entre el lenguaje formal necesario en el ámbito académico  o profesional, y el lenguaje coloquial utilizado en foros con amigos o conocidos. La contaminación de registros es, para ellos, el mayor problema.

No. No creo que esté equivocada esta Consejería, más bien aplaudo el retorno al sentido común y a la buena praxis. Debemos aprovechar lo que nos ofrecen las nuevas tecnologías en nuestra labor docente -que es mucho-, pero sin renunciar a metodologías eficaces en el proceso de enseñanza-aprendizaje en tanto no se nos ofrezcan otras testeadas que hayan demostrado más allá de toda duda que mejoran lo anterior. Cambiar a golpe de impulso pseudopedagógico movido por presentar imágenes modernas e innovadoras sin tener en cuenta la eficacia real en el aula solo nos llevará -nos ha llevado- a unos criterios erráticos en Educación.

Aquí les dejo con el artículo original publicado en ABC, cuyo titular no acaba de agradarme. Quienes apostamos por cuidar la ortografía, la presentación, la organización y la coherencia en la forma de hablar o escribir, ya sea en textos manuscritos o textos mecanografiados, no estamos “anti-nada”, estamos a favor de la excelencia educativa. No se trata de erradicar ni los mensajes en twitter, ni los mensajes en Watsapp, se trata de concienciar y favorecer una buena praxis en la comunicación.

José Carlos Aranda

Dictados «anti-Whatsapp»

Día 11/09/2013 – 09.58h

“La Consejería de Educación busca lograr la excelencia en la expresión oral y escrita del alumnado

Lograr la excelencia en la expresión oral y escrita del alumnado es el objetivo primordial de la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial de Castilla y León, por la que la Consejería de Educación implanta en este curso recién iniciado los exámenes orales y la lectura expresiva.

Frente a la síntesis y encriptado de los SMS y Whatsapp, el departamento que dirige el consejero Juan José Mateos, pone en primer plano «la lengua oral y escrita como instrumento vehicular de aprendizaje en todas las áreas de la educación primera». Por lo tanto, en todas las ásignaturas habrá exámenes orales vinculados específicamente a las respectivas materias.

Las orientaciones pedagógicas de la resolución inciden en aspectos como el uso funcional de las normas gramaticales, realizar al menos dos veces por semana pruebas orales, prevenir los errores ortográficos, estimular el manejo adecuado y frecuente de diccionarios, ejercitar la caligrafía, fomentar la redacción y producción de textos escritos, promover la lectura expresiva como ejercicio de comunicación.

Criterios para los dictados

La nueva disposición docente se adaptará a las características propias de las áreas de conocimiento. Así en Matemáticas uno de los objetivos es «utilizar el conocimiento para comprender, valorar y producir informaciones y mensajes sobre hechos y situaciones de la vida cotidiana», por lo que deberá usarse con precisión los números, medidas y cálculos, frente a muletillas «mogollón», «cantidad» o «super» para describir situaciones, cantidades o emociones.

La resolución de Educación marca pautas para la realización de los dictados, como que deberán tener «relación con los contenidos del tema que se esté trabajando» y que «considerar errores ortográficos no sólo las faltas en la grafía de alguna palabra del dictado, sino también la unión o separación incorrecta de palabras, omisiones de palabras dictadas, escribir una palabra parecida a la dictada, añadir palabras no dictadas y no aplicar correctamente las reglas de acentuación.

Esta inicitiva pedagógica enfatiza que, en definitiva, se busca que «el alumnado se comunique adecuadamente en lengua oral y lengua escrita, comprenda lo que otros transmiten y asuma su propia expresión como forma de apertura hacia los demás», reza en la resolución publicada ayer.”

ENLACE CON EL ARTÍCULO ORIGINAL: ABC

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Filosofía y Letras y Doctorando en Ciencias de la Educación; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en INTELIGENCIA NATURAL, OPINIÓN y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a EL RETORNO DE LOS DICTADOS: LA ORTOGRAFÍA EN EL PUNTO DE MIRA.

  1. Para que sea parasintética las formas por separado no deben ser viables, es decir, la palabra solo existe en la lengua en esa forma combinada de composición más derivación. Toma el ejemplo de “a-mer-izar”, si suprimes el sufijo, “a-mer” no existe, como tampoco existe la palabra si suprimes del prefijo (“merizar”). En la palabra a la que te refieres, si suprimes del lexema previo, “ambiental” sí existe como derivada, de ahí que la considere en esta categoría. Hay profesores, no obstante, que no siguen esta regla y basta que se dé la combinación de composición más derivación para que las incluyan en la categoría de “parasintéticas”.

    Me gusta

  2. Alex dijo:

    Profesor si se admite que lexema-lexema-sufijo es parasíntesis ¿por qué dice que medioambiental es derivada? He leido en otras entradas que usted aconseja hacerlo así y no mirar si existen lexema y lexema, o el lexema y el sufijo como es este caso que existe ambiental

    Me gusta

  3. Salvador dijo:

    Yo he visto medio como lexema por eso lo puse.

    Me gusta

  4. Vanessa dijo:

    Porque siguiendo sus consejos D. José Carlos, si es lexema seria parasintética: lexema+lexema+ sufijo “al”

    Me gusta

  5. Vanessa dijo:

    Creo que Salvador lo hizo mal medio es lexema? o prefijo?

    Me gusta

  6. Son preguntas que resuelvo diccionario en mano siempre que tengo duda, es la única forma de aprender. Respecto a la segunda preguna, si no hay alternancia de masculino / femenino, singular / plural, no procede hablar de morfemas flexivos.

    Me gusta

  7. Ya se ha respondido.

    Me gusta

  8. Salvador dijo:

    y en el caso del sustantivo quemadura su morfología es quema- dura (sufijo) o quema-du-ra gracias

    Me gusta

  9. Salvador dijo:

    mi duda viene porque en mesa la -a no me aparece en el libro como morfema flexivo. Pero granja si viene como morfema flexivo de género femenino granj-a

    Me gusta

  10. Salvador dijo:

    de nuevo gracias. Usted para diferenciar homonima de polisemia ¿se guía siempre por el criterio etimológico? y en el caso de morfología palabras como quemadura o sacacorchos la -a y la -s son morfemas de género y número? porque no existe quemaduro ni sacacorcho ¿hay alguna manera de saber si son morfemas flexivos o no? Saludos

    Me gusta

  11. No es un pronombre, sino un adjetivo sustantivado por la presencia del determinante “el”. Tu intuición es correcta dado que desempeña función de núcleo nominal, lo cual ocurre en ambos casos. “Siempre” es un adverbio de tiempo, así que mejor analizarlo como CCTiempo. Respecto a “para los mismos”, para mí es un atributo en tanto que admite la sustitución por LO (neutro) acompañando a un verbo atributivo: “Estos regalos, ¿son para los mismos? / Sí, LO son”

    Me gusta

  12. Salvador dijo:

    muchas gracias de nuevo si apruebo le deberé una. Intentaré ser más correcto es la costumbre de chatear y comerme letras.
    Estoy viendo la web de la RAE y “mismo/s” aparece como adj. pero en el caso de “Los regalos son siempre para los mismos” a mi humilde entender creo que aquí es pronombre pero no sé si está admitido. Sintácticamente siempre sería CCModo y el sintagma para ellos? atributo?
    Que tenga buen domingo.

    Me gusta

  13. Salvador dijo:

    oh olvidelo en el diccionario de casa lo ponen en la misma entrada en el de la RAE hay dos entras uno viene de cubas y otro del latin. pero en el caso de gato (animal)/gato (máquina) si que es polisemia cierto?

    Me gusta

  14. Salvador dijo:

    Muchas gracias siempre que veo prefijo-lexema-sufijo siempre pongo parasintética no me paro a ver si existe el pref+lexema y el lexema+sufijo perdone.
    Estoy leyendo todos sus escritos y vi un comentario sobre homónimos y viendo mi libro de clase de Oxford no dice lo mismo. Homonimia son dos palabras que suenan y a veces tambien se escriben igual pero que significan cosas distintas y con origen distinto. En el libro de clase pone como ejemplo de homonimia cubo (fig. geométrica)/ cubo (de agua) ¿es homonimia? juraría que la relacion es de polisemia (misma palabra distinto significado)

    Me gusta

  15. Salvador, creo que “medio-ambient-al-es” es derivada puesto que la palabra “ambiental” existe fuera de la composición. Dicho esto, “des-alient-a” es una palabra derivada por prefijación “des-“, lexema, “alien-” y sufijo verbal “-a”, 3ª persona de singular del presente de indicativo. Dado que la palabra “alentar” existe fuera de la composición, debería clasificarse como derivada. Hasta pronto.

    Me gusta

  16. Salvador dijo:

    astro-nauta es compuesta son dos raices
    ir- respons-able derivada
    medio-ambient-ales parasintética
    em-padron-ados parasintética
    alguien sabe cual es la morfología de desalienta?

    Me gusta

  17. Sawsan dijo:

    Otra consulta para usted los verbos los he visto analizados como palabras simples y otros dicen solo forma verbal ¿cuál es adecuada?¿preposiciones, conjunciones, determinantes y pronombres, son palabras simples? gracias

    Me gusta

  18. Piensa que ninguno de nosotros escribimos bien. Todos estamos aprendiendo día a día. Se trata, simplemente, de intentar dar lo mejor de nosotros cada día. Eso y el tiempo, harán el resto. No pierdas la calma. Ya lo haces bien, puedes hacerlo mejor y esto vale “para el resto de tu vida”.

    Me gusta

  19. Sawsan dijo:

    Estamos estudiando la morfología de las palabras y me acabé liando más. ¿no son los adverbios y las formas verbales siempre palabras simples? ¿por qué cuando los adverbios acaban en -mente son derivadas?

    ¿siempre que sólo hay morfemas flexivos de género, número, modo y tiempo son palabras simples? ej. actriz

    ¿me ayuda con la separación en monemas de estas palabras?
    – astro (lexema)- naut (lexema?)-a-s
    I-rresponsa-ble-s (derivada)
    medio-ambient-ales (parasintética por composición)
    em-padron-ad (intefijo?)-o-s (p. derivada)

    Gracias su blog ayuda mucho a los que queremos aprender más de nuestra lengua.

    Me gusta

  20. Vanessa dijo:

    Yo me vuelvo loca con los cambios de la RAE y discúlpeme pero cuando la profe de Lengua nos dice que guion va ahora sin tilde y otros cambios ya no sabemos qué hacer y creo muchas veces ni la prensa escribe bien cómo lo vamos a hacer los alumnos.

    Me gusta

  21. Yo no estoy de acuerdo con lo aqui expuesto, pienso sinceramente que hay muchos aspectos que no han podido ser considerados en cuenta. Pero valoro mucho vuestra exposicion, es un buen post.
    Saludos

    Me gusta

  22. Querido José Luis: Claro que me notas algo rendido. No es para menos cuando navegas contracorriente defendiendo que la excelencia puede darse y que cuando exiges con claridad, marcando unos objetivos precisos y ayudando a lograrlos, los chicos responden. Cuando los que marcan las leyes actúan contra “contenidos” porque asocian la exigencia al fracaso escolar, nos impiden ni siquiera intentar lo que es necesario: lograr que cada uno de nuestros alumnos dé lo mejor de sí mismo en el proceso de aprendizaje. Vivimos inmersos en una confusión pseudopedagógica donde solo hay un perjudicado: el alumno. Ojalá que el sentido común acabe imponiéndose. Gracias por el comentario y hablamos. Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  23. José Luis Moraño Romero dijo:

    Bien, Pepe, bien. En nuestras últimas conversaciones -cuando hemos abordado el tema de la reforma ortográfica- me parecía que te noté algo rendido sobre todo ante los cambios que se están produciendo dejando algo de manga ancha en le uso de cierta reglas. Yo creo -como veo que también tú ahora- que las reglas son necesarias en todos los ámbitos de la vida, desde la vida privada en todas sus facetas hasta cualquier situación de la vida pública y social ante la que nos encontremos. Bien es verdad, como dijo alguien que no recuerdo, que las normas están para saltárselas; ahora bien, entendamos esto correctamente: no pasa nada si en determinadas situaciones se salta el protocolo, o se falta un poco a la educación -por supuesto no llegando a los niveles que hoy llegan nuestros gobernantes y de ahí para abajo cualquiera-: todo ello puede estar justificado por los acontecimientos, el contexto en que si sitúen, etc. En definitiva, te alabo el gusto al abogar porque las reglas se usen para mejorar y sinceramente creo seremos mejores si somos más educados. Un abrazo. José Luis Moraño.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s