CÓMO PRESENTAR UN ESCRITO ACADÉMICO

estructuras

Un escrito académico debe ser, por definición, preciso, claro y ordenado. De ahí que tenga que reunir una serie de requisitos tanto en la elocución (precisión léxica y sintáctica, ortografía, coherencia, etc.) como en la organización de contenidos. Conviene familiarizarse con los formatos más habituales que, si bien pueden variar en función del tipo de escrito y su finalidad, suelen presentar un orden de exposición y presentación.

Las partes que conviene separar y observar, según la biblioteca de la Universidad Politécnica de Cataluña, serían las siguientes:

Portada:

Sirve para identificar el trabajo. Los datos que se recaban en él suelen variar según el trabajo pero se suele componer de título, autor, director, departamento, universidad, etc.

Resumen:

Este apartado es opcional y suele estar constituido por un texto de unas 500 palabras en el caso de que se trate de informes o tesis. Aquí se indica la naturaleza del documento para resumirlo y evitar leer todo el trabajo si se desea.

Sumario:

Sirve para anunciar los apartados de que consta el escrito, más sus subapartados por orden de aparición en el texto, indicando la página en la que aparece.

Lista de abreviaturas y símbolos:

Opcional. Si existen ciertos caracteres que no son fácilmente identificables para el lector, es necesario crear este apartado para su precisa aclaración.

Introducción:

Actúa para definir el propósito del escrito, la motivación y el alcance de las pesquisas y los documentos consultados para realizarlo. Es un texto breve que pondrá en situación al lector.

Cuerpo del trabajo:

Debe estar dividido en capítulos enumerados agrupados en cuatro grandes ámbitos:

  • Teoría
  • Método
  • Resultados
  • Discusión 

 

Conclusiones:

Se muestra el resultado final de lo expuesto de forma clara y ordenada, con las deducciones obtenidas a lo largo del trabajo.

Anexo:

Es opcional. Para no desvirtuar el orden lógico del trabajo, hay informaciones que son colocadas en el final del documento. Su finalidad escompletar el estudio hecho a lo largo del mismo.

Bibliografía:

El conjunto de documentos consultados, citados o no a lo largo del trabajo, forman la bibliografía que se presenta al final del trabajo de forma ordenada cronológica o alfabéticamente.

–    Índices alfabéticos:

Opcional. complementan los sumarios con puntos de acceso más específicos. Este apartado es muy útil para que el lector pueda encontrar datos concretos rápidamente”.

La práctica sistemática nos ayuda a ser sistemáticos mejorando nuestro rendimiento. Confío en que os sea útil.

Fuente: ENLACE DIRECTO

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Ciencias de la Educación y Doctor en Filosofía y Letras; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Imagen | Esta entrada fue publicada en ACTOS. Guarda el enlace permanente.