¿POR QUÉ TIENE QUE MORIR ALGUIEN PARA QUE TOMEMOS CONCIENCIA? EL ALCOHOL, LO QUE JÓVENES Y FAMILIAS DEBERÍAN SABER

 

 

Resultado de imagen de alcohol y botellon

 

“La educación preventiva” consiste en “educar” a través del conocimiento “antes” de que el problema se produzca. Pensar que “nuestros hijos/alumnos” son diferentes, que a ellos nunca les sucedería algo parecido es, sencillamente, ridículo. Conviene que hablemos de estos temas en casa, en familia, en la escuela… para que, llegado el caso, tomen sus decisiones en libertad pero desde el conocimiento y con responsabilidad. “Nunca pasa nada” es falso. La herramienta más poderosa que necesitamos es nuestro cerebro. Nuestro cerebro se “esculpe” a través de nuestros hábitos, y el consumo de alcohol es especialmente dañino a corto, medio y largo plazo. Os traslado este artículo publicado ayer en el diario ABC.

Lo que ha ocurrido no se puede cambiar, solo sentir. Lo que está en nuestra mano es intentar que no vuelva a suceder.

P. J. Madrid03/11/2016 22:08h – Actualizado: 03/11/2016 22:57h.Guardado en: Sociedad

La muerte de una niña de 12 años por coma etílico en la localidad madrileña de San Martín de la Vega ha puesto en evidencia que las borracheras siguen siendo una práctica muy común entre los adolescentes.

Según el informe «Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España» de 2015 del Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías entre los 15 y los 34 años 2 de cada 5 hombres y 1 de cada 5 mujeres se han emborrachado alguna vez en los últimos 12 meses.

El consumo en atracón de alcohol (binge drinking) ha ganado popularidad a lo largo de los años y, aunque en 2013 la prevalencia se mantuvo estable respecto a 2011, se ha triplicado en una década.

Aunque los efectos nocivos del alcohol son muchos, la mayoría de los jóvenes no son conscientes del daño que puede provocar en su salud los atracones o «binge drinking». Las investigaciones publicadas señalan que el consumo «por atracón» deja su huella en el cerebro de los adolescentes.

Desinhibición

Algunos efectos no se hacen esperar, como desinhibición inmediata que provoca y que hace posible un mayor consumo. En este mayor consumo influye también el hecho de que los efectos sedantes y de pérdida de equilibrio son menos acusados en los adolescentes que en los adultos, lo que supone que tienen más tiempo para consumir alcohol.

A largo plazo también tiene consecuencias. Entre los cambios estructurales, un menor volumen en el hipocampo, una estructura especialmente plástica, y por tanto vulnerable, fundamental en la memoria y el aprendizaje, según han podido comprobar en un estudio llevado a cabo con universitarios. Los efectos eran detectables al año de iniciar el estudio. También se altera la corteza prefrontal, la parte más evolucionada de nuestro cerebro donde residen «las funciones más humanas».

Esta zona se encarga del control de la conducta «a muchos niveles. Por ejemplo es esencial para corregir el comportamiento cuando estamos equivocados, o el control motor». Es la responsable de que cuando «me apetece algo pueda contenerme, si me perjudica. Estas funciones sufren con el alcohol. Como efecto agudo de una noche y como capacidad cognitiva a la larga».

Impulsividad

Otros grupos de investigación han encontrado un aumento de la impulsividad, y disminución de la atención, que impide concentrarse en lo que tenemos entre manos, ambos relacionados con el efecto del alcohol sobre la corteza prefrontal.

Efecto sobre la memoria

Los efectos sobre la memoria también son palpables, según la investigación llevada a cabo por el grupo de investigación de Neurociencia Cognitiva y Afectiva (Necea) de la Universidad de Santiago de Compostela.

Los participantes leen una historia y después se les pide que la recuerden de forma inmediata o media hora más tarde. «Los que consumen alcohol de forma intensiva tienen peor memoria que los que no beben. Y eso ya en la primera evaluación, al año de empezar el estudio. Esto persiste al menos a medio plazo. Incluso en personas jóvenes que han dejado de beber, el rendimiento siguen siendo más bajo en recuerdo demorado», explica Fernando Cadaveira, catedrático de Psicobiología de la Universidad de Santiago de Compostela. También tienen mayor dificultad para reconocer una cara. Y es que, aclara este especialista, «una de las anomalías en el hipocampo que más llama la atención en relación al consumo de alcohol es que la neurogénesis se detiene. Y eso es perjudicial para seguir registrando datos».

También la memoria de trabajo, que reside en la corteza prefrontal, se altera con el alcohol. Este tipo de memoria nos permite tener en mente datos para finalizar lo que estamos haciendo y para planificar tareas. Además, la atención se desvía hacia la búsqueda del consumo de alcohol, igual que ocurre con otras drogas. «Sabemos poco de la reversibilidad de los efectos, aunque se puede anticipar que quienes mantienen desde jóvenes un patrón de consumo intensivo incrementan el riesgo de tener serios problemas de adultos», explica.

Más depresión.

El alcohol provoca alteraciones del ánimo. Según algunos estudios, el riesgo de depresión entre quienes practican el «binge drinking» es seis veces mayor. La alternancia de la euforia que induce la bebida con el bajón que acompaña a los días sin consumo afectaría al hipocampo, donde el alcohol puede inhibir el nacimiento de nuevas neuronas, que se asocia con la depresión y la pérdida de memoria. De hecho, los adolescentes que empiezan a beber pronto tienen un hipocampo más pequeño que aquellos que no beben.

Este efecto neurotóxico estaría mediado por el Factor Neurotrófico Dependiente del Cerebro (BDNF), que promueve la neurogénesis y la plasticidad neuronal en condiciones normales, pero el consumo abusivo de alcohol inhibiría su producción. En este sentido, el alcohol se comportaría en forma contraria al ejercicio, que potencia el BDNF y de ahí el efecto saludable de la actividad física para el cerebro. Y el perjudicial del alcohol. Dos caras de una misma moneda: el BDNF, un neuroprotector natural.

Más daño en las chicas. Las chicas consumen más alcohol que los chicos y se emborrachan más, a pesar de que los chicos consumen con más frecuencia. Y es que en ellas, el alcohol tiene un efecto mayor, ya que por lo general tienen menor peso corporal y más grasa corporal, lo que hace que a igual cantidad de alcohol, la concentración en sangre sea mayor. Y por tanto también el efecto sobre el cerebro es más acusado, según algunas investigaciones.

Anuncios

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Ciencias de la Educación y Doctor en Filosofía y Letras; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Imagen | Esta entrada fue publicada en ACTOS y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.