ORIGEN DE LA MILAGROSA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LA FUENSANTA Y ALGUNOS PRODIGIOS QUE HA OBRADO (CASOS RAROS OCURRIDOS EN LA CIUDAD DE CÓRDOBA)

Virgen de La Fuensanta (Córdoba)

«55. Mucho deseo saber, dice Colodro, el origen de esta Santa Imagen por ser tan famosa e ilustrada con tantos milagros y os ruego si lo sabéis me lo digáis. El mismo deseo he tenido y he procurado saberlo y en parte ninguna he descubierto que me satisface de ello en lo que dice Ambrosio de Morales. Que entre otras imágenes que hubo antiguamente en Córdoba fue una esta Señora calificando esta su opinión con muchos escritos antiguos como se verá en el mismo autor referido. Yo os quiero contar lo que le pasó a un hijo de Córdoba, sacerdote y gran letrado y me lo contó él.

56. El rey don Felipe el Segundo envió este sacerdote siendo colegial del Colegio del Maese Rodrigo de Sevilla que se llamaba el Doctor Ortiz de Leva por visitador de las Universidades de Indias. Después de haber vuelto a España y remunerado de sus trabajos se fue a Jaén [119] a ver la Santa Verónica que en España es tan venerada. Y viendo tan grande gentío como allí se junta de España y fuera de ella que esta santa reliquia no tiene el apoyo de verdad que la devoción que la gente tiene y que ningún escritor había puesto la pluma en decir el principio que haya tenido. Movido este Doctor de un deseo cristiano para que esta Santa Reliquia fuera estimada de todo el orbe y que la santidad de Sixto que gobernaba la Iglesia concediera grandes gracias a los que viniesen en Romería, juntó las dignidades y canónigos y racioneros con otros muchos de la ciudad y les propuso aquel su pensamiento. Y que él se prefería a hacer todos los gastos que fuesen menester por su devoción y por la veneración de esta Santa Reliquia.

57. Juntáronse en el cabildo confiriendo lo propuesto por el Doctor Ortiz y dando y tomando sobre el caso salió que la ciudad de Jaén y aquella iglesia tenía pacífica posesión y pía devoción de toda [119B] la cristiandad que no desenvolviesen ahora alguna piscina a que se pudiese hallar fondo que le dijesen al señor Doctor que todo el Cabildo le besaba las manos por la voluntad que tenía de servir a aquella Santa Reliquia pero que no le estaba bien averiguar cosas tan olvidadas y así se quedó este negocio.

58. He traído esta historia a cuento de la Santa Imagen de la Fuensanta y así digo que esta Señora en toda el Andalucía tiene gran devoción y se prometen grandes novenas  y todas las paredes de su Santa Iglesia están llenas de trofeos, de galeras, navíos, culebras de notable grandeza, lagartos, mortajas, pechos de cera, manos y pies sino cuento, y entre las demás cosas que allí vi fue una que me causó admiración y fue que un hombre estaba arando del día de Nuestra Señora. Cuando un vecino suyo le dijo fulano pues hoy día de la Virgen aráis? Él respondió no lo sabía pero perdóneme la Virgen en que no puedo [120] dejar de arar.

59. Caso nunca visto. En diciendo estas palabras se le pegó la mano a la mancera, conoció el pobre su pecado y así como estaba se fue a la Iglesia de Nuestra Señora y dando voces le pidió perdón con muchas lágrimas. A la fama de lo que pasaba y la mucha gente que venía a visitar la Iglesia y Santa Imagen por ese su día concurrió toda la ciudad viendo aquella maravilla. El pobre hombre y todos los circundantes pidieron a la Reina del Cielo favoreciese a aquel pecador arrepentido y la Clementísima Señora compadecida de sus lágrimas de las oraciones de sus siervos le despegó la mano quedando la señal de ella en la mancera como se ve hoy día. Y para memoria de los venideros se pintó este Ilustre Milagro estando yo en Córdoba el año de 1599 presente a él.

60. Ese mismo año, dice Escusado, vi yo otro milagro y fue que yendo a hacer una novena [120B], una señora que se llamaba doña Francisca de Ulloa, hasta cumplir sus nueve días, estando en la Iglesia adonde hay casa para dormir, un niño de dos años fue llevado a ella para quien se habían ofrecido las novenas. Levantose de las faldas de su ama y tomó de la mesa un pan y un cuchillo de espada para partirlo: fuese sin advertirlo nadie hacia la puerta de la Iglesia que tiene cinco gradas y teniendo el pan puesto en el pecho y hincando el cuchillo por el suelo de él cayó de la grada primera a la segunda. Dio con el cuchillo primero atravesando el pan, baquero y jubón y la camisa y llegando a la carne se dobló la punta del cuchillo quedando hecho garabato conociéndose en el pecho del niño un cardenal. La pobre señora se levantó a las voces y entendiendo que el niño estaba atravesado porque no se aparecía en el pan más que el cabo del cuchillo: pensando [121] que estaba herido se comenzó a mesar y a dar grandes voces, pero sabida la verdad y desnudando al niño se tornaron lágrimas de alegría y se confirmó en la devoción que tenía viendo un tan manifiesto milagro.

61. Yo os contaré otro milagro que hizo esta Santa Imagen con el padre Thomas Sánchez que fue uno de los grandes siervos de Dios y de más literatura que ha tenido la Compañía de Jesús y se escribe en el 4 tomo de sus obras que del primero y segundo mandamiento. Era este padre Thomas Sánchez hijo de un hidalgo de Córdoba que se llamaba Diego Lorenzo de Ávila. Pretendió este padre entrar en la Compañía y le pareció al superior de ella que era muy impedido de la lengua para los ministerios de la Compañía. Diéronle esto por respuesta y quedó tan desconsolado que se fue a nuestra Señora de la Fuensanta e hincado de [121B] rodillas le pidió con muchas lágrimas le quitara aquel impedimento que tenía de la lengua para ser recibido en la Compañía, que no se había de levantar de allí hasta que le otorgase aquella merced. La Reina del Cielo lo oyó.

62. Apiadose en fin de su petición concediéndosela como la pedía, quitándole el impedimento con señal que quedó ceceoso viéndose favorecido de aquella Reina del Cielo. Rindiole allí mil gracias prometiéndola serle agradecido toda la vida a un tan singular favor como el que le había hecho. Levantose de allí y se fue derecho a la Compañía y contó al superior lo que había pasado con aquella Santa Imagen y viendo el superior el milagro y la perseverancia de su devoto novicio fue recibido en la religión [122] sin dificultad alguna.

63. Y como he dicho fue uno de los varones doctos y santos que ha tenido esta  Santa Religión. Quedó tan agradecido a esta Señora que siempre le rezaba, y cuando iba a Córdoba pasaba por la Ermita de su querida Señora dándole muchas gracias por la merced que le había hecho: y pedía licencia al superior para ir a decir Misa y se estaba todo el día delante de su Señora regalándose con ella. Son patronos de esta Santa Iglesia de nuestra Señora de la Fuensanta don Francisco del Corral, caballero del hábito de Santiago y sus descendientes que son las señoras de Almodóvar del Rio. Tiene cuatro capellanes que asisten allí, no faltando fama o gente que va a novenas recibiendo todos mil favores.

64. Bastantemente quedó satisfecho con lo que se ha dicho y he estado esperando, señor Colodro, [122B] que entre las demás buenas cosas que ha dicho, que me contara algo del señor Don Juan de Córdoba, el que fue Deán y Canónigo de la Santa Iglesia de su Patria, por ser tan famoso este caballero y haber oído muchas cosas dignas de su grandeza y linaje. Mucho hay que decir, dice Escusado y de industria lo he dejado para en medio de nuestros cuentos. Para que sirva como de comedia o entremés su vida que comenzó mal y acabó bien. Todo lo cual se debe a la Compañía de Jesús como adelante se referirá.»

Ermita de La Fuensanta (Córdoba)

CASOS RAROS OCURRIDOS EN LA CIUDAD DE CÓRDOBA. CAJASUR, 2003 (2 TOMOS, EDICIÓN FACSÍMIL)

Transcripción del original, publicado en edición facsímil. Los números iniciales corresponden a los párrafos, los números entre corchetes a las páginas. Hemos respetado el léxico y la sintaxis por entender que se trata de un tesoro, pero hemos actualizado la ortografía para no inducir a error

Acerca de #JoseCarlosAranda

Doctor en Ciencias de la Educación y Doctor en Filosofía y Letras; Creador del Método Educativo INTELIGENCIA NATURAL (Toromítico 2013, 2016). Académico Correspondiente de la Real Academia de Córdoba (España). Profesor universitario y de EEMM, educador, escritor, conferenciante, colaborador en TV, Prensa y Radio. PREMIO CENTINELA DEL LENGUAJE 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Esta entrada fue publicada en ACTOS. Guarda el enlace permanente.